Header Ads

CONSTRUIR, GESTIONAR Y DIRIGIR UN AREA DE INTELIGENCIA CRIMINAL @ULIMAN73


Si bien es cierto que los términos Militares han sido en gran medida parte importante en el desarrollo de Cuerpos Policiales, Agencias de Gobierno y claro está en el sector Privado también, veremos cómo desde el sector Privado también se han tomado conceptos e ideas. El término "administración" se ha definido como el control y la dirección de los recursos de la organización para lograr los objetivos definidos. Tradicionalmente, los gerentes han sido encargados de las funciones de planificación, dirección, personal, capacitación, elaboración de presupuestos, coordinación, informes, información pública y obtención del equipo adecuado. Todas estas funciones son familiares para los encargados de hacer cumplir la ley. Sin embargo, la idea de este artículo se centrará en los desafíos de gestión únicos que se producen cuando un Director o Jefe Superior asume el rol de administrar un área de Inteligencia Criminal. Cuando eso ocurre, el rol del Director se vuelve más complejo; y hay una serie de cuestiones que deben ser reconocidas y consideradas.

El principal problema para el nuevo Director consiste en comprender el concepto proactivo de la inteligencia criminal y cómo funciona el proceso. Algunos de los más destacados en el tema como Don R, Harris llamó a la Conducción de la unidad de Inteligencia Policial, "Quizás la tarea más difícil que se le puede dar a un supervisor en un Departamento de Policía". Parte de esta dificultad se debe a que muchos Directores o Jefes de aplicación de la ley han tenido poca exposición a la Inteligencia, y una asignación como Director de la Unidad de Inteligencia Criminal (UIC) será su primera oportunidad para entender y trabajar con el concepto. La mayoría de los Directores o Jefes Policiales aprendieron a hacer policiamiento desde la calle y han sido entrenados a lo largo de sus carreras para enfrentar problemas de manera reactiva. La Inteligencia Criminal requiere una nueva mentalidad, ya que es un esfuerzo por cambiar la perspectiva de un enfoque reactivo a uno proactivo. En esencia, la inteligencia intenta conocer la actividad delictiva antes de que ocurra y prepara a la Agencia/Organismo para lidiar con problemas delictivos específicos cuando son pequeños y se pueden manejar con recursos mínimos. Una vez que el problema del crimen se arraiga, se vuelve más difícil de manejar y requiere recursos adicionales.

En pocas palabras, una función de Inteligencia Criminal adecuadamente administrada puede tener un impacto tremendo en una Agencia/Organismo de aplicación de la ley y en la comunidad a la que sirve. Sin embargo, las palabras clave en esa oración son "adecuadamente administradas". No es una tarea fácil administrar adecuadamente esta tarea multidimensional. Requiere un personal capacitado que reciba la dirección adecuada y cuente con el apoyo de la Agencia/Organismo, el Cuerpo Político que gobierna la Agencia y la comunidad a la que sirve.

Las Autoridades Políticas y los Jefes Policiales pueden ahora beneficiarse de una UIC administrada y conducida profesionalmente sin preocuparse demasiado por la amenaza de un litigio adverso. La dificultad potencial en este escenario, sin embargo, se relaciona con el hecho de que gran parte del público desconoce los estándares profesionales que existen actualmente para la Inteligencia Criminal y podría tener una visión negativa del Gobierno y la función de Inteligencia. Por lo tanto, corresponde al Director de la UIC y al Jefe de Policía o Director General / Nacional de la Agencia/Organismo vender la importancia y legitimidad de la función de Inteligencia Criminal para audiencias de toda la comunidad, incluido el Cuerpo Directivo de la Agencia/Organismo. Esto se puede lograr con un esfuerzo educativo continuo para informar a los políticos y ciudadanos sobre la Inteligencia Criminal y su valor para la seguridad de la jurisdicción. Debe ser bien sabido que la Inteligencia Criminal es un esfuerzo proactivo de prevención de delitos y una parte viable de la policía orientada a la comunidad. El esfuerzo educativo puede complementarse con informes periódicos al Cuerpo Político relevante, que refuerza las capacidades legales de la función e identifica en términos generales las amenazas criminales existentes a la jurisdicción.

Responsabilidades en Inteligencia Criminal

Una de las primeras consideraciones para una agencia es el alcance de las responsabilidades que pretende aceptar en relación con la función de Inteligencia Criminal. Obviamente, esta es una decisión local, pero las condiciones relacionadas con el tamaño de la Unidad de Inteligencia Criminal y los asuntos criminales dentro del área deben dictar la necesidad, la misión y los recursos de la unidad. En 1973, la Comisión Asesora Nacional de los Estados Unidos sobre Normas y Objetivos de Justicia Penal apoyó el concepto que cualquier Agencia Policial con al menos setenta y cinco (75) empleados jurados (personal policial uniformado) debería contratar a un (1) Oficial de Inteligencia Criminal de tiempo completo (Norma de Policía 9.11). Esta guía puede ser un punto de partida para una Agencia/Organismo, pero puede no satisfacer la necesidad de Inteligencia Criminal de una Agencia/Organismo. El crimen organizado y la actividad terrorista rara vez son manifiestas y ciertamente no reconocen los límites jurisdiccionales. Muchas veces, una Agencia/Organismo deberá realizar una evaluación de amenazas para conocer el alcance de su presencia del crimen organizado.

Cualquier Agencia u Organismo de Seguridad Pública necesita entender el concepto proactivo de Inteligencia Criminal y reconocer que la mayoría de las Agencias de aplicación de la ley, independientemente de su tamaño, son susceptibles a la actividad criminal organizada que puede extenderse más allá de los límites jurisdiccionales. Su personal debe estar capacitado para reconocer e informar sobre los indicadores del crimen organizado y las actividades terroristas y extremistas criminales. A menudo, los pequeños fragmentos de información, que pueden parecer intrascendentes por sí mismos, pueden ser una parte importante de una imagen más amplia relacionada con una empresa delictiva. Las responsabilidades específicas para las UIC incluyen lo siguiente:

  • Iniciar consultas y realizar búsquedas de información para obtener información de inteligencia criminal relacionada con actividades delictivas específicas designadas por el Director u Oficial Superior al Mando.
  • Desarrollar y mantener un sistema para recopilar, revisar, evaluar, almacenar, recuperar y difundir información relacionada con actividades delictivas designadas.
  • Desarrollar capacidad analítica para proporcionar informes útiles de inteligencia criminal, tanto estratégicos como tácticos.
  • Mantener la integridad y seguridad de toda la información confiada a la unidad.
  • Cumplir con los procedimientos legales y éticos en la obtención de información.
  •  Desarrollar métodos para evaluar la efectividad de la unidad en el cumplimiento de los objetivos de aplicación de la ley y en la protección de la privacidad de todas las personas sobre las que la unidad tiene información.
  • Establecer y mantener enlace con las Agencia/Organismo Policiales en todos los niveles para fomentar un intercambio significativo de información sobre asuntos criminales.

Estructura organizativa

La función de Inteligencia Criminal es una actividad separada y distinta que requiere una consideración especial al ubicarla dentro de la estructura organizativa de una Agencia/Organismo de Seguridad Pública o Cuerpo Policial.

Dependiendo del tamaño de la Unidad, el Oficial de inteligencia criminal, el Oficial Superior o el Jefe de la unidad necesitan acceso directo al Director Ejecutivo. Este acceso directo es imperativo, ya que la función principal de la unidad es proporcionar al Director Ejecutivo (CIO) una inteligencia estratégica oportuna que permita una planificación adecuada para enfrentar las tendencias delictivas en desarrollo. Los miembros de la organización deben reconocer la necesidad de que el Oficial de Inteligencia (analista) informe directamente al CIO. Este procedimiento de informe, que elude la cadena de mando normal, se utiliza para eliminar los filtros de comunicación y garantizar la confidencialidad de la información de inteligencia criminal.

Idealmente, la UIC debería estar ubicada en su propia oficina segura con el equipo apropiado. No debe combinarse con otras unidades de investigación como narcóticos, vicios o asuntos internos. La inteligencia difiere considerablemente de las investigaciones, y es importante entender por qué estas funciones legítimas de aplicación de la ley deben tratarse de manera diferente.

Básicamente, la inteligencia criminal es un esfuerzo proactivo diseñado para prevenir el crimen al proporcionarle al CIO información sobre los eventos criminales que pueden ocurrir en su jurisdicción. Si se realiza correctamente, esto le da tiempo al CIO para tomar decisiones para contrarrestar la actividad criminal potencial. Con frecuencia, el proceso de Inteligencia Criminal involucra “información blanda", que no puede ser usada en la corte. La “información blanda" puede incluir información de rumores, sugerencias y creencias para la construcción de archivos. Al recopilar datos sin procesar iniciales, los Oficiales de Inteligencia a menudo acuden a fuentes que los investigadores rara vez considerarían para sus necesidades de investigación. Además de las observaciones de vigilancia y los materiales seleccionados de las bases de datos públicas, los Oficiales de Inteligencia pueden anotar comentarios anónimos sobre personas que creen que pueden estar planeando un crimen o escuchar a otros que creen que podrían estar en condiciones de saber. Su especialidad es la crianza de este tipo de datos blandos en inteligencia criminal refinada y útil.

Este tipo de recopilación de información implica una evaluación y análisis cuidadosos y requiere que las necesidades de las autoridades policiales estén en equilibrio con el derecho de la persona a la privacidad. Este derecho requiere que la difusión de información de inteligencia criminal sea tratada con cuidado y en conjunto con los estándares establecidos de derecho a saber y de necesidad de saber. Como resultado, los archivos de inteligencia requieren un alto nivel de seguridad. Este nivel de protección es mayor que el requerido para la mayoría de los otros archivos de aplicación de la ley.

Por otro lado, la investigación de delitos específicos es una función estrictamente reactiva diseñada para arrestar y procesar a los sospechosos o sospechosos involucrados. Este esfuerzo se dirige hacia la identificación de sospechosos y testigos, la recuperación de bienes robados y el contrabando y la obtención de pruebas viables para su uso en los tribunales. Se enfoca hacia la información "dura" o demostrable, que está diseñada para propósitos de la corte.

La diferencia entre las dos disciplinas es significativa. Los archivos de inteligencia deben mantenerse en una ubicación separada de los archivos de investigación y las funciones deben asignarse a diferentes unidades. Esta separación ayudará a garantizar que se mantengan los estándares profesionales en cada área de experiencia.

Entender, Apoyas y generar la Misión de la UIC

El apoyo de la Agencia/Organismo al esfuerzo de Inteligencia es crucial para un programa exitoso. Ese apoyo debe abarcar a todo el personal desde el CIO hasta el personal de primera línea. Se puede obtener el apoyo necesario una vez que el personal comprende los objetivos del programa y cómo pueden ayudar con el esfuerzo.

Con frecuencia, la percepción de la UIC ha sido un problema con algunas Agencias/Organismos. En algunos casos, la misión de inteligencia no está clara para los que están fuera de la Unidad. La función, el rol, los objetivos y la misión de la Unidad deben compartirse con otros miembros de la organización. Las pautas establecidas para la liberación de información de la Unidad y la modificación de la cadena de mando tradicional deben explicarse para evitar la idea errónea que existe un "escuadrón secreto". Parte del misterio sobre la inteligencia se elimina una vez que se explica el proceso y se reconoce el aspecto legal de los derechos de privacidad y la necesidad de confidencialidad. La mayoría de los empleados informados aceptarán posteriormente la manera en que la inteligencia debe operar y ayudarán en el esfuerzo.

Por otra parte, la determinación de la misión de la UIC es una preocupación importante. La función de Inteligencia Criminal, al igual que otras tareas especializadas del cumplimiento de la ley, requiere una dirección y un enfoque apropiados. Los parámetros específicos son necesarios para que el esfuerzo de Inteligencia Criminal no pierda su perspectiva y retenga su capacidad de entregar constantemente un producto útil. Las declaraciones de misión ayudan a proporcionar esa dirección. Deben indicar las expectativas de la Agencia/Organismo respecto de su UIC para que el personal de la Unidad, así como al resto de la Organización, entiendan la función.

Las declaraciones de misión deben abordar tres componentes diferentes:

  1.     La primera parte debe describir el proceso de Inteligencia Criminal para planificar, recopilar, evaluar, analizar y difundir información relacionada con actividades delictivas.
  2.     El segundo componente requiere que la Agencia/Organismo identifique el tipo o el alcance de la actividad criminal que abordará la UIC. Al elaborar esta parte de la declaración, es importante determinar qué problemas o cuestiones delictivas amenazan la jurisdicción en cuestión. Cada comunidad o área tiene sus propios desafíos únicos y la declaración de la misión debe reflejar esos problemas. Por ejemplo, si el problema de la delincuencia prevaleciente en una jurisdicción involucra a pandillas callejeras o "grupos criminales organizados emergentes", la declaración de la misión debe identificar esas preocupaciones como el enfoque de la Unidad. Al determinar el enfoque de la UIC, también es importante identificar un objetivo que el personal y los recursos asignados a la Unidad puedan cumplir de manera realista. Es contraproducente para la Unidad diseñar la misión en términos tan amplios que el personal asignado no pueda realizar el trabajo adecuadamente.
  3.     La parte final de la declaración de la misión debe describir los resultados que se espera obtener por la unidad. Si la función primaria de la UIC es proporcionar inteligencia estratégica para el Director General / Nacional, esta parte de la declaración de la misión debe indicar que la información proporcionada permitirá al CIO tomar decisiones racionales con respecto a amenazas criminales no anticipadas y el despliegue de los recursos de la Agencia/Organismo.



Formación y Capacitación continua.

Este es un punto muy importante y por ello hay que tener presente la siguiente distinción, Formación es el proceso por el cual un individuo sin conocimientos previos es instruido sobre una temática, en este caso la Inteligencia Criminal, y la Capacitación recae sobre un individuo ya formado al que se lo está especializando, actualizando en conocimientos o manteniendo en estado intelectual.

El estado del arte en materia de formación y capacitación en Inteligencia Criminal existe, y esa formación y capacitación deben estar disponibles para todos los integrantes de la Agencia/Organismo. Para maximizar los beneficios que se derivarán de una UIC, el compromiso de capacitación de todo la Agencia/Organismo debe comenzar con su máxima autoridad. El CIO necesita entender cómo funciona la Unidad y qué puede producir. De particular interés para el CIO es cómo los productos de inteligencia estratégica pueden ayudar a la Agencia/Organismo a prevenir el crimen, asignar adecuadamente los recursos y el presupuesto para los nuevos problemas del crimen. Los Directores y Jefes de la Agencia/Organismo también deben entender el concepto de inteligencia y cómo puede ayudar a reducir el crimen. Su apoyo mejorará en gran medida la coordinación del esfuerzo de recolección.

El personal de primera línea es un recurso importante para la UIC. Deben entender que son los ojos y oídos de la Agencia/Organismo. Están presentes en la comunidad las 24 horas del día, los 7 días de la semana, interactuando con individuos y observando actividades. Es fundamental que comprendan su capacidad para contribuir al esfuerzo de inteligencia. A cambio, el personal de inteligencia debe proporcionarles información táctica que los ayudará a mantenerse seguros y les ayudará a reconocer las amenazas en la comunidad. El personal que realiza patrullajes también debe comprender el problema legal de los derechos de privacidad individuales y la razón por la cual las reglas de difusión son tan estrictas. La capacitación adecuada de dicho personal les ayudará a comprender la necesidad estratégica de la estrecha relación de la UIC  con el CIO.

Es importante que las autoridades locales sean informadas de la presencia y el propósito de la función de Inteligencia Criminal. Estos administradores son, en última instancia, responsables ante la comunidad de los servicios de sus gobiernos y deben ser plenamente conscientes de los aspectos de prevención del delito de la Unidad y de las restricciones legales dentro de las cuales trabaja.

Es en ese sentido que el área responsable de Formación y Capacitación, tiene una tarea dual, la primaria es clara y transparente, instruir, formar y mantener actualizado a todo el personal que en forma directa o indirecta interviene en los diversos procesos de Inteligencia Criminal, y en forma secundaria pero no por ello menos importante, tiene la misión de evangelizar, es decir dar a conocer a otros actores tanto Gubernamentales como No Gubernamentales la importancia de la actividad de Inteligencia Criminal en el marco de las tareas de Policiamiento y en un encuadre de respeto a la comunidad y ajustado a Derecho Legal.

Dirigir, Gestionar el Proceso y Controlar

Las UIC requieren una dirección adecuada, pautas apropiadas y una supervisión constante. El proceso tradicional del ciclo de inteligencia no será valioso para una Agencia/Organismo a menos que exista una Dirección y Coordinación continua y efectiva a lo largo del proceso de cinco pasos (por las dudas para los que aún no lo conocen: Planificación/Dirección, Recolección, Procesamiento/Evaluación, Análisis y Difusión). El objetivo del proceso es proporcionar productos estratégicos y tácticos para la Agencia/Organismo.

La Administración, Supervisión y Dirección de una UIC diferirán según el tamaño y la composición de la unidad. En todos los casos, sin embargo, la dirección del esfuerzo de inteligencia es crítica. Cada proyecto de inteligencia requiere un enfoque. Ese enfoque y dirección específica tiene que ser de valor para la Agencia/Organismo. Muchos Organismos han recopilado volúmenes de información que nunca se ha utilizado. Obviamente, esto llena los archivadores y el espacio de las computadoras, pero no proporciona un producto útil. La identificación adecuada de los objetivos puede resolver este problema y proporcionar productos útiles para ayudar a garantizar la seguridad de la comunidad.

La dirección efectiva comienza con el CIO que proporciona orientación general y objetivos generales. El Jefe de la Unidad seleccionará posteriormente los objetivos o identificará los objetivos específicos. Una vez que se identifica un proyecto de inteligencia específico, se deben considerar e implementar los métodos y procedimientos para la recopilación de información. Este plan de recolección es a menudo el talón de Aquiles del proceso. Si no se diseña y lleva a cabo un plan adecuado, a menudo no se obtiene el objetivo.

El personal de Inteligencia Criminal puede ser desplegado de diferentes maneras dependiendo del proyecto. El personal de inteligencia puede ser asignado por sujeto criminal, organización criminal, área geográfica, tipo de crimen étnico organizado o por actividad criminal. Esta decisión generalmente depende del tipo de esfuerzo específico de recolección de información que se está realizando.

Una vez que se inicia un proyecto de inteligencia criminal, el Jefe de Unidad debe reunirse con el personal para determinar qué métodos y recursos se utilizarán para obtener la información requerida. Los datos pueden recopilarse a través o desde la vigilancia, agentes encubiertos, bancos de datos, informantes criminales y fuentes de cumplimiento de la ley o ciudadanos. Un método que no debe ignorarse es el uso de personal de inteligencia abierta que se asigna para monitorear sujetos criminales conocidos. Una vez que se establecen los hábitos de estos sospechosos, los oficiales de inteligencia pueden crear oportunidades apropiadas para entrevistar o conversar con los sospechosos en lugares públicos. Además de los proyectos de inteligencia específicos que realiza la Unidad, la UIC debe cultivar y establecer fuentes regulares de información para mantenerse al tanto de las actividades delictivas dentro de la jurisdicción. Esta corriente de información incluiría la revisión de crímenes seleccionados y los informes de arrestos, artículos de periódicos, órdenes de cateo, publicaciones especiales y artículos de contactos de la policía o de fuentes comunitarias.

Todos estos datos sin procesar deben revisarse y evaluarse posteriormente para determinar la relación con la misión y, si se considera apropiado, se deben considerar para la entrada del archivo. El Jefe de la Unidad debe establecer un sistema de archivo efectivo. Debe ser uno que minimice el trabajo de oficina en la mayor medida posible al tiempo que proporciona al analista una herramienta eficaz. Un segundo requisito importante para el sistema de archivo es que la recuperación de la información sea fácil. Finalmente, el sistema debe ser lo más simple posible para mejorar la precisión de la presentación, de modo que haya seguridad de que toda la información relativa a un tema en particular está disponible.

Para proporcionar orientación y al mismo tiempo garantizar la legalidad de los archivos, el Jefe de la Unidad debe desarrollar pautas específicas que determinen qué material se puede ingresar en los archivos, cómo se debe organizar y, finalmente, cómo la información que ya no se considera esencial debe eliminarse de los archivos.

La etapa de análisis como ya se ha descrito con precisión es el "corazón" del proceso de inteligencia. Sin esta parte del proceso, la Agencia/Organismo no podrá extraer un retorno viable de los datos recopilados. Este paso del proceso implica la necesidad que la administración se asegure que haya una comunicación continua entre los analistas y el personal de reunión de información / datos. Es necesario coordinar sus esfuerzos para garantizar que los datos apropiados estén disponibles para el analista para sus respectivos proyectos.

El último paso en el proceso implica la difusión del producto de inteligencia. Los consumidores incluyen al CIO, la Agencia/Organismo y otras Agencias/Organismos de aplicación de la ley. El Jefe de la Unidad debe garantizar que se cumplan las reglas de difusión de "necesidad de saber", "derecho a saber" y la regla de terceros (ningún documento original que se haya obtenido de una Agencia/Organismo externa debe entregarse a una tercera Agencia/Organismo). Además, deben existir las directrices adecuadas para la aprobación de la liberación y para documentar las solicitudes y la divulgación de información a los consumidores. El Jefe de la Unidad debe decidir cómo la Unidad debe difundir su salida. En todos los casos, la UIC debe adoptar un programa afirmativo, difundiendo información y resultados lo más ampliamente posible dentro de las limitaciones de la sensibilidad de la información. “Un archivo de inteligencia que no se usa no vale nada ".

Cada UIC debe ser evaluada de forma regular. El Jefe de la Unidad debe asegurarse que la Unidad cumple con los objetivos establecidos. Una evaluación informal debe hacer las siguientes preguntas:

  •          ¿Se mantiene la Unidad dentro de sus directrices?
  •          ¿Está la Unidad enfocada en su misión definida?
  •          ¿Se necesita entrenamiento de la Unidad?
  •          ¿Está la Unidad cumpliendo sus objetivos?
  •          ¿Está produciendo productos analíticos?
  •          ¿La Unidad le proporciona a la Agencia/Organismo productos tácticos y estratégicos?
  •          ¿Son los productos de la Unidad valiosos para la Agencia/Organismo?


Una de las claves para una supervisión adecuada es garantizar que todos los miembros conozcan los objetivos de la Unidad y se centren en sus roles individuales. Esto requiere una comunicación continua entre los miembros de la Unidad. Las reuniones frecuentes son necesarias para que se establezca un esfuerzo de equipo para alcanzar los objetivos de la Unidad.

Las pautas claras y concisas de la Unidad son esenciales para el funcionamiento sin problemas y eficiente de una UIC. El personal asignado debe comprender las reglas y los procedimientos bajo los cuales debe operar. Las pautas para las operaciones de la Unidad deben abordar temas tales como políticas, misión, responsabilidades, procedimientos de informe, criterios de archivo y mantenimiento, evaluación y clasificación de la información, y procedimientos de eliminación de información. Deben existir pautas adicionales para el uso de informantes, la seguridad de la Unidad y el uso de fondos especiales.

Cerrando ideas

En este siglo, el de las comunicaciones, de la inmediatez y de la interconectividad, es dable y necesario entender por parte de las Agencias/Organismos de aplicación de la ley reconozcan su componente de Inteligencia Criminal como la "Herramienta de gestión definitiva para la aplicación de la ley". La prevención y la supresión del delito son asuntos de la ley, y la función de Inteligencia Criminal permite a las Agencias de Seguridad Pública y a los Cuerpos Policiales ser proactivos para enfrentar las amenazas criminales en nuestras comunidades. Como componente crítico de la Policía Orientada a la Comunidad, la Inteligencia Criminal debe ser el enfoque que los Cuerpos Policiales y Agencias/Organismos adopten para lograr un nivel óptimo de Seguridad Pública.

Asimismo, es importante tener presente que existe una necesidad continua de compartir y coordinar la información criminal entre los Organismos encargados de hacer cumplir la ley en todos los niveles de Gobierno. En muchos casos, los datos pertinentes de Inteligencia Criminal relacionados con la propia Agencia/Organismo se obtienen primero de las Agencias adyacentes. Este intercambio de datos sobre una base regular permite una revisión más completa de las actividades delictivas, que afectan a más de una jurisdicción. Las Agencias locales deben establecer redes a nivel Regional. La información pertinente también debe compartirse con las autoridades Regionales y Nacionales. Las asociaciones profesionales de investigación también ofrecen valiosos contactos y oportunidades de capacitación.

La actividad de la Inteligencia Criminal como tal, necesita y debe ser tratada profesionalmente, es una herramienta vital en todos los niveles, desde lo táctico a lo estratégico. Las plataformas y sistemas tecnológicos dan un gran soporte en todas las etapas y procesos de la actividad, pero sin perjuicio de ello el elemento mas vital y neurálgico sigue siendo el Hombre, por lo que resulta vital su formación, capacitación y plan de carrera.

SDG


No dejen de visitar mi web y leer mas sobre estos temas: www.uliseskandiko.com

No hay comentarios.

Copyright 2008 - 2016: CXO Community - Todos los derechos reservados. Imágenes del tema de enot-poloskun. Con tecnología de Blogger.