Work as Necessary as Rest


El trabajo tan necesario como el descanso

Alcanzar el equilibrio implica desafiar las creencias por las que has vivido, especialmente el "tengo que" (estar disponible, estar presente, multiplicarse, etc.). Cuando el "tener que" se hace presente en tu vida, comienzas a vivir de acuerdo con la agenda de los demás, no la tuya.


No cabe duda que el camino del emprendimiento es largo y, en muchos sentidos, altera el ritmo de vida del emprendedor: se contesta el teléfono todo el tiempo (puede ser una oportunidad para el negocio), se atienden un sinfín de reuniones , especialmente los no programados, se busca apoyo externo, se atienden temas tributarios y productivos, etcétera. Estos son algunos de los factores que intervienen en el día a día de quienes esperan triunfar pronto.

El deseo de tener éxito lleva a la mayoría de los emprendedores a trabajar duro todos los días, acumulando entre 60 y 70 horas a la semana, lo cual no es recomendable ya que supera con creces el tiempo de trabajo semanal ideal para vivir una vida plena y equilibrada.

En el afán de consolidar y hacer crecer el negocio, el emprendedor suele centrar toda su atención en los aspectos que afectan al negocio pero descuida un aspecto vital. Si quieres que el negocio vaya bien, el primero que debe estar bien eres tú. La presión continua puede causar serios problemas físicos y mentales si no se maneja correctamente.

No es lo mismo estar bajo presión que estar bajo estrés. Según los expertos, mientras que el estrés es el día a día que te mantiene alerta y te ayuda a detectar oportunidades, la presión tiene más que ver con estar demasiado adelantado.

Hay muchos ejemplos de esto en el mundo: empresarios exitosos que han enfrentado todo, desde erupciones hasta hernias y problemas cardíacos, pero tardaron en darse cuenta de su situación de salud. Alejandro Artacho, director ejecutivo y cofundador de Spotahome, una plataforma de alquiler digital que permite a los inquilinos reservar propiedades de forma instantánea y segura, se dio cuenta de que estaba jugando con su vida hasta que enfrentó la pandemia y estuvo cerca de la quiebra técnica de su negocio. Durante el lapso de la pandemia, sufrió cinco hernias que lo pusieron en grave peligro de muerte.

Hasta entonces, este era su ritmo de vida: "Entre 2018 y 2020 Spotahome había crecido muchísimo. Me levantaba a las 5:30 de la mañana del lunes para viajar a Londres, regresaba el miércoles por la noche, comenzaba el jueves en Madrid y continuaba". intensamente todos los días de la semana. Sin mencionar que la mayoría de las semanas tenía que tomar varios vuelos a Berlín, París... Además, estaba todo el día al teléfono. Me dormía y despertaba mirando mi celular. Comí fatal, dormí fatal, en dos años gané 20 kilos y, según me dijo mi niña, cada día estaba más amargado, más infeliz”.

algunos efectos

A veces, el éxito puede ser contraproducente porque enmascara los síntomas del estrés crónico. La psicóloga Mónica Kiseno, conocedora de la relación entre emprendimiento y salud mental, explica que muchos riesgos mentales pueden ser causados ​​por el exceso de trabajo y la presión, incluidos la ansiedad, la depresión, el estrés crónico, el insomnio y el agotamiento, así como la fatiga mental y el uso de psicoactivos. sustancias

Esto es importante de considerar ya que todo esto puede derivar en hipersensibilidad, incapacidad para tomar decisiones y falta de regulación emocional.

Pensemos en el agotamiento

Si bien para muchos emprendedores puede llegar un punto en el que las condiciones de trabajo sean demasiado estresantes o abrumadoras para continuar, para la gran mayoría, el agotamiento puede conducir a una pérdida de pasión por el emprendimiento, de una manera sigilosa, lenta y gradual que aumenta inconscientemente cada día. día.

Este burnout literalmente “quema” a la persona y la lleva a abandonar prematuramente el proyecto generando un sentimiento de desesperación que la afecta físicamente, además de generar más estrés y hacerla susceptible a otras enfermedades físicas y mentales, e incluso a desarrollar problemas cardíacos. .

El problema del agotamiento es que es difícil de detectar, especialmente al principio. Por lo tanto, un emprendedor debe ser consciente de al menos algunos de los siguientes síntomas:

  • miedo constante de ir a trabajar
  • cambios en la personalidad y el estado de ánimo (notable para los demás pero imperceptible para el emprendedor)
  • dolores de cabeza continuos
  • cansancio permanente
  • insomnio

Principalmente, el sueño es lo primero que se pierde cuando se está bajo presión. Cuando llegas a casa después de un largo día, sometido a la presión de terminar un proyecto, planear un lanzamiento y/o resolver una serie de situaciones sobre la marcha, te das cuenta de una serie de cuestiones no resueltas. Te dedicas a "avanzar" todo lo que puedes y programas las actividades del día siguiente. Cuando finalmente llegas a la cama, te lleva una eternidad dormir ya que tu cerebro aún está acelerado.


Lo importante: equilibrar la vida

Ser emprendedor no es fácil, sobre todo al principio. Pasas por muchos altibajos. Su afán de salir adelante desequilibra la vida familiar y personal del empresario. La tentación de trabajar en exceso siempre está presente, pero trabajar más horas no es necesariamente sinónimo de mayor productividad. Por lo tanto, las personas en tales circunstancias difícilmente pueden lograr sus objetivos.

Suponga que usted es un empresario "siempre activo, siempre disponible, siempre conectado". En ese caso, probablemente sientas que corres mucho pero no progresas, pero también eres propenso a todo tipo de estrés y mucho estrés innecesario.

Si empiezas a tener cada vez más dificultades para tomar decisiones, te irritas más fácilmente, cambias de humor con frecuencia, te cuesta dormir y el apetito cambia con facilidad, puedes ser víctima de las consecuencias del estrés. De ahí la importancia de definir, buscar y lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida personal y familiar. Esto implica, entre otras cosas, establecer metas y límites claros; programar tiempo para cada área que sea significativa y comprometerse con ella; y cuidar de su salud y consecuente bienestar.

Alcanzar el equilibrio implica desafiar las creencias por las que has vivido, especialmente el "tengo que" (estar disponible, estar presente, multiplicarse, etc.). Cuando el "tener que" se hace presente en tu vida, comienzas a vivir de acuerdo con la agenda de los demás, no la tuya. También requiere reconocer la necesidad de delegar, es decir, confiar en los demás y olvidarse de “es mejor que lo haga yo mismo” o “no hay tiempo para enseñar a otro”.

Equilibrar también significa tomar breves descansos para hacer otra cosa. Por ejemplo, una compañía de seguros en México construyó un laberinto similar al mítico laberinto de Chartres para que sus empleados se relajaran durante las horas de trabajo. Podrías caminar alrededor de la cuadra, leer un capítulo de un libro, etc.

Otro factor de equilibrio es aprender a decir "no" sin sentirse culpable. Esto implica evitar que cualquier otra persona en el trabajo intente interferir con sus planes y metas para la vida familiar o gustos personales. Del mismo modo, programe sus horarios de correo electrónico y chat; idealmente, estos deberían estar dentro del tiempo de trabajo para respetar el tiempo personal.

Finalmente, puede lograr un equilibrio si se decide y se limita a trabajar no más de 40 horas a la semana. Probablemente suene loco, especialmente cuando recién comienza, pero se ha demostrado que 40 horas a la semana es el punto óptimo para mantener a raya el estrés innecesario y la abrumación. En algunos de los países más competitivos del mundo, es ilegal trabajar más de 48 horas a la semana.


Full article OpenEXO
http://dlvr.it/SW6FpF

No hay comentarios.

Imágenes del tema de enot-poloskun. Con tecnología de Blogger.