Registrate y consigue 20% de descuento en comsiones

Security Report 2022: claves y técnicas de ataque registrados durante 2021

Los sectores de la educación y la investigación fueron los más atacados, con una media de 1.605 ataques semanales, lo que supone un aumento del 75%. Las redes de bots fueron la principal categoría de ataque en todo el mundo, después los infostealers y las criptomonedas. Los ciberataques contra los 16 principales sectores aumentaron una media del 55%

Security Report 2022: claves y técnicas de ataque registrados durante 2021


Check Point Research (CPR), la división de Inteligencia de Amenazas de Check Point® Software Technologies Ltd. (NASDAQ: CHKP), un proveedor líder de soluciones de ciberseguridad a nivel mundial, publicó el Security Report 2022. Desde el innovador sistema de propagación del ataque a SolarWinds a principios de año, hasta la afluencia de explotaciones de la vulnerabilidad Apache Log4j que hemos visto en diciembre el Security Report 2022 revela las claves de los vectores y técnicas de ataque registrados por Check Point Research durante 2021.

Durante el año pasado, las empresas experimentaron un 50% más de ciberataques semanales que en 2020. Por grupos de sectores, educación/investigación, con 1.605 ataques semanales, se sitúa a la cabeza (75% de aumento) seguido por Gobierno/Militar con 1.136 ataques semanales (47% de aumento) y el ámbito de las comunicaciones con 1.079 ataques semanales (51% de aumento). Los proveedores de software experimentaron un crecimiento interanual del 146%, lo que va de la mano de los ataques a la cadena de suministro de software observados en 2021. Este último año también se vió una evolución de los ataques a dispositivos móviles, un aumento de las principales vulnerabilidades de los servicios en la nube y el regreso de la famosa red de bots Emotet.

Entre los aspectos más destacados del Security Report 2022 se encuentran:
  1. Ataques a la cadena de suministro: el ataque de SolarWinds sentó las bases y en 2021 tuvieron lugar numerosos y sofisticados ataques como el de Codecov en abril y el de Kaseya en julio, concluyendo con la vulnerabilidad de Log4j que se expuso en diciembre. El sorprendente impacto logrado por esta única vulnerabilidad en una biblioteca de código abierto demuestra el inmenso riesgo al que están expuestas las cadenas de suministro de software.
  2. Ciberataques que perturban la vida cotidiana: en 2021 se produjo un gran número de ataques dirigidos a infraestructuras críticas que provocaron enormes trastornos en la vida cotidiana y, en algunos casos, incluso amenazaron su seguridad física.
  3. Los servicios en la nube están bajo amenaza: las vulnerabilidades de los proveedores de la nube se volvieron mucho más alarmantes en 2021. Las debilidades expuestas a lo largo del año permitieron a los ciberdelincuentes ejecutar un código arbitrario, escalar hasta los privilegios de root y acceder a cantidades masivas de contenido privado.
  4. Evolución de las amenazas en los dispositivos móviles: a lo largo del año, los ciberdelincuentes utilizaron cada vez más el smishing (suplantación de identidad por SMS) para la distribución de malware e invirtieron importantes esfuerzos en vulnerar las cuentas de las redes sociales para obtener acceso a los dispositivos móviles. La continua digitalización del sector bancario en 2021 condujo a la introducción de varias aplicaciones diseñadas para limitar las interacciones cara a cara, y éstas a su vez llevaron a la distribución de nuevas amenazas.
  5. Grietas en el entorno del ransomware: los gobiernos y las fuerzas del orden cambiaron su postura frente a los grupos organizados de ransomware en 2021, pasando de medidas preventivas y reactivas a ofensivas proactivas contra los operadores de ransomware, su capital y sus infraestructuras de apoyo. El cambio más importante se produjo tras el incidente de Colonial Pipeline en mayo, que hizo que el gobierno de Biden se diera cuenta de que tenía que intensificar los esfuerzos para combatir esta amenaza.

El regreso de Emotet: una de las redes de bots más peligrosas de la historia ha vuelto. Desde el regreso de Emotet en noviembre, CPR comprobó que la actividad del malware era al menos un 50% del nivel visto en enero de 2021, poco antes de su desmantelamiento inicial. Esta tendencia al alza continuó durante el mes de diciembre con varias campañas de fin de año, y se espera que continúe hasta bien entrado el año 2022.

«En un año que comenzó con uno de los ataques a la cadena de suministro más devastadores de la historia, hemos visto a los ciberdelincuentes crecer en confianza y sofisticación», destaca Eusebio Nieva, director técnico de Check Point Software para España y Portugal. «El exploit de la vulnerabilidad Log4j ha cerrado un año cogiendo a los responsables de la ciberseguridad con la guardia baja, poniendo de manifiesto el enorme nivel de riesgo inherente a las cadenas de suministro de software. En los meses intermedios, vimos cómo atacaban a los servicios en la nube y se centraban cada vez más en los dispositivos móviles, el rescate de Colonial Pipeline y el resurgimiento de una de las redes de bots más peligrosas de la historia».

«Pero no todo es pesimismo. También vimos que al aumentar las grietas en el ecosistema del ransomware en 2021, los Gobiernos y las fuerzas de seguridad de todo el mundo decidieron adoptar una postura más dura contra los grupos de ransomware. En lugar de confiar en una acción reactiva y correctiva, los Estados han cambiado de estrategia con un enfoque más proactivo para hacer frente a los ciberriesgos. Esta misma filosofía se extiende a las empresas, que ya no pueden permitirse adoptar un enfoque inconexo, aislado y reaccionario para hacer frente a las amenazas. Necesitan una visibilidad de 360 grados, información sobre los ciberataques en tiempo real y una infraestructura de ciberseguridad que pueda movilizarse de manera eficaz y conjunta», concluye Nieva.


Categorías de ciberataques por región en 2021


Promedio de ataques semanales por organización, por industria 2021, comparado con 2020


El informe "Cyber Attack Trends: 2022 Security Report" ofrece una visión detallada del panorama de las ciberamenazas. Estas conclusiones se basan en los datos extraídos de ThreatCloud Intelligence de Check Point Software entre enero y diciembre de 2021, destacando las principales tácticas que los ciberdelincuentes están utilizando para atacar a las empresas.



No hay comentarios.

Imágenes del tema de enot-poloskun. Con tecnología de Blogger.