Header Ads

INTELIGENCIA ARTIFICIAL RAPIDA Y MORTAL: en el campo de batalla del Siglo XXI @Uliman73


No hay dudas que el mundo tal como lo conocemos hoy día no es el mismo que un siglo atrás, y los campos de batalla ciertamente no son la excepción. Pasamos de C2 (Comando y Control) a la extravagancia del C4ISTAREW (Comando, Control, Comunicaciones, Computación, Inteligencia, Vigilancia, Adquisición de Objetivos, Reconocimiento y Guerra Electrónica), claramente los conceptos de operaciones que empleaba el Sargento “Chip” Saunders en la serie de TV Combate no aplican en este entorno, donde la inmediatez, la velocidad y la contundencia buscada se miden en nano segundos.

Los pensadores y por qué no los creativos ensoñadores de las grandes estrategias militares perfilan y describen el futuro de la Inteligencia Artificial (IA) aplicada para las Fuerzas Armadas, viendo desde este futuro imaginado hasta las necesidades del presente en el campo de batalla.

Este es un mundo donde la IA es tan fluida y ubicua que tiene en cuenta todo, desde la mira del rifle hasta la gestión logística. Es un futuro donde cada soldado es un nodo cubierto de sensores, y cada punto de acceso a esa red está bajo amenaza constante por enemigos que se mueven invisiblemente a través del 5to dominio de combate. Es un futuro en el que las armas pueden, por sí solas, interpretar el mundo, posicionarse dentro de él, trazar un curso de acción y luego, en las situaciones más extremas, seguir adelante.

Una mirada adusta y pesimista, deja traslucir a este escenario como un mundo de datos ricos en el campo de batalla, máquinas hiperrápidas y humanos en extremo vulnerables, todo un escenario digno de la Skynet, para algunos de esos visionarios pesimistas es algo inevitable. Según el Brigadier General Marrhew Easley, Director de la Fuerza de Tarea de IA del Ejército de Estados Unidos de Norte América (US Army) “Necesitamos IA para la velocidad a la que creemos que pelearemos guerras futuras", ciertamente es uno de aquellos pensadores y estrategas que le dan un papel preponderante a la IA en las acciones militares futuras.

El pasado del futuro de los datos.

Antes que el US Army pueda construir la IA que necesita, necesita recopilar los datos que alimentarán y entrenarán sus máquinas. En los términos más breves, eso significa que las primeras áreas de enfoque del grupo de trabajo incluirán el mantenimiento preventivo y la gestión del talento, donde el US Army está recopilando una gran cantidad de datos. El procesamiento de lo que ya se ha recolectado tiene el potencial de tener un impacto descomunal en el lado logístico y de administración.

Para que una IA tenga relevancia y haga impacto en el campo de batalla propiamente dicho, es necesario que su usuario, cualquiera sea la Fuerza Armada, deberá construir una base de datos de los eventos legibles por sensores que ocurren en la batalla, y luego refinar esos datos para proporcionar información útil a los soldados. Para lograr materealizar esto, implica necesariamente convertir a cada soldado de la infantería en un sensor ambulante. Un claro ejemplo de esta simbiosis, es el empleo de las HoloLens, siguiendo con los dichos de Easley “la letalidad de los soldados se está mejorando con los Sistemas Integrados de Aumento Visual (IVAS por su siglas en inglés), que cada uno de nuestros soldados de infantería usará. En el corto plazo, estamos analizando casi 200,000 de estos sistemas", vale recordar que esto ya se viene trabajando hace rato y que en su momento generó alguna rispidez con los empleados de Microsoft, podrán ver mas detalles y variedad de info en mi artículo “Inteligencia Artificial y Robots Asesinos – mitos y realidades del 2019 –“.

En las ideas macro del uso del IVAS, hay un escenario en el que los sensores IVAS trazan campos de fuego para cada soldado en un Pelotón, a través de una Compañía y más allá. En la visión de Easley, está el hecho que cuando llegue el Comandante de un Batallón al campo de batalla, pueda decir decir dónde están sus zonas muertas frente a la línea defensiva. Sabrán lo que sus soldados pueden tocar en este momento, y sabrán lo que no pueden tocar en este momento, lo que generará una ventaja significativa en el campo de batalla.


Es dable proyectar que la instalación de sensores en infantería, vehículos o drones puede ayudar a construir los datos que cualquier Fuerza Armada necesita para impulsar la IA. Otra ruta implica la creación de datos sintéticos. Si bien e US Army ha luchado en gran medida contra el mismo tipo de enemigo durante los últimos 18 años, prepararse para el futuro significa diseñar sistemas que puedan manejar la gama completa de vehículos y armas de un ejército profesional.

Dado que es poco probable que los insurgentes coloquen tanques o ataquen helicópteros a gran escala en el corto plazo, el Ejército puede necesitar generar datos sintéticos para entrenar a una IA para luchar contra un adversario cercano.

Más rápido, más fuerte, mejor, más autónomo.

En un entorno más cercano al de los países no tan desarrollados o como las super potencias, la idea va por el “Bueno, Bonito y Barato”, vale decir a la hora de poseer armas y estar equipados, las ciberarmas son una opción más que interesantes para los países emergentes que no pueden contar con Submarinos Nucleares y mucho menos con baterías de Misiles Balísticos Inter-Continentales (ICBM), les recomiendo dar una mirada a “Ciberarmas: Poderío Militar y Diplomacia para Países Emergentes y Estados Pequeños”. Retomando la premisa de “más rápido, más fuerte….” las Potencias como Estados Unidos de Norte América (USA) buscan que el tipo de capacidad a proporcionar por la IA comience desde la perspectiva de la torreta de un tanque, la decir “que encienda el interruptor de búsqueda de objetivos, encuentra objetivos, clasifique objetivos, es un Fiat Uno, un Ford Mustang, un Blindado de Transporte de Personal Ruso (BTR por sus siglas en inglés) ó es un Tanque, también que determine si un objetivo es una amenaza o no. El Mustang no es una amenaza, el BTR es probablemente una amenaza, el Tanque es una amenaza y los prioriza. El Tanque es probablemente más peligroso que el BTR. Y luego clasifica cuál es una amenaza inminente, si apunta hacia usted, si se está alejando, ese tipo de cosas, y luego hace una solución de disparo al objetivo, cuál disparará primero, luego tiene todas las soluciones y dispara, simple no.

Para el Secretario Asistente de Adquisiciones, Logística y Tecnologías de Defensa de USA, Bruce Jette, el estado final ideal para el uso de IA es: una máquina armada que percibe el mundo a su alrededor, interpreta esos datos, traza un curso de acción y luego dispara un arma. Es el ciclo de observar-orientar-decidir-actuar sin un humano en el circuito. Claramente esta posición entra en corto circuito con la Directiva 3000.09 del Departamento de Defensa (DoD) que refiere sobre la autonomía de los sistemas de armas y expresa que el factor humano debe tener el poder de veto, algo que como toda norma podrá ser susceptible de eliminarse o modificarse.

En la interpretación de Jette sobre ese temor que hay en la sociedad sobre un apocalipsis de la mano de la IA, define que la IA del vehículo está diseñada para ser completamente letal y autónoma, y ​​luego se agregan las características de seguridad más adelante: una parada de precaución, una intrusión deliberadamente suave en un sistema ya completo.

Cerrando Ideas    

Las decisiones de muerte autónomas, con o sin humanos en el circuito, son un tema de hondo interés legal y preocupación ética a nivel internacional aún debatida. Eso probablemente significa que el tanque de experimentos que tiene en su pensamiento Jette es parte de un futuro más distante que una gran cantidad de otras armas. Sin embargo, la existencia de robots de campo de batalla pequeños y baratos significa que es probable que veamos la IA utilizada contra drones en el futuro más inmediato.

Antes de que los robots luchen contra las personas, los robots lucharán contra los robots. Antes de eso, AI gestionará principalmente hojas de cálculo y solicitudes de mantenimiento.

Sin embargo, en el presente nos encontramos que hay sistemas que pueden derribar un Drone con bastante rapidez con poco daño colateral, también existen sistemas autónomos diseñados para contrarrestar otros sistemas rápidos y autónomos sin personas a bordo. Los acertadamente llamados sistemas Counter Rocket, Artillery and Mortar, o C-RAM, utilizan sensores y reaccionan en forma autónoma para destruir específicamente los proyectiles apuntados a blancos humanos.  Iterar IA significará encontrar un nuevo espacio de lo que es un riesgo aceptable para las máquinas enviadas al combate.


En la medida que mas dependemos del uso de la tecnología en el campo de batalla mas expuestos a las ciberarmas, por lo que se genera una nueva carrera armamentística, donde un valor a generar es la de los ciber-guerreros, es cierto que en muchos países ya se esta trabajando al respecto, pero no solo desde la visión de tener especialistas en informática o hackers, sino de la crear la carrera militar, así como está la caballería, la infantería o artillería, sumar la especialidad de ciberguerra y proyectar una carrera profesional tanto para Oficiales como personal de Cuadro Subalterno, Ciertamente una necesidad ineludible para forjar un camino firme y estable.

Este futuro donde la IA toma el control de decisiones en el campo de batalla esta lejano en el tiempo pero no tanto como se quisiera creer, las voluntades humanas son racionales y tendientes a ser caritativas, pero eso solo en tiempo de paz, sino les diría “Remember Hiroshima”.

SDG


No dejen de visitar mi web y leer mas sobre estos temas: www.uliseskandiko.com

No hay comentarios.

Copyright 2008 - 2016: CXO Community - Todos los derechos reservados. Imágenes del tema de enot-poloskun. Con tecnología de Blogger.