Header Ads

Quales, una empresa de tecnología argentina con 35% de mujeres


Un caso destacado en una industria donde sólo el 10% de los puestos locales son ocupados por mujeres. Los testimonios de las protagonistas
Cuando Noelia empezó a cursar la carrera de Ingeniería en Sistemas en 2012, un importante profesor de una materia troncal les dijo a los cincuenta alumnos del aula, de los cuales seis eran mujeres: "Para que una empresa de tecnología sea exitosa, tienen que ser todos hombres".  Por suerte, siguió su propio camino y  a pesar del vaticinio de su profesor, hoy es líder de proyecto de la empresa argentina de Business Inteligentes y Analytics Quales. A pocos meses de ingresar, tuvo como desafío liderar un equipo mixto de diez personas (en otras empresas sólo le habían dado a cargo equipos de mujeres) en el proyecto más importante hasta entonces para la compañía, que era una solución de Revenue Assurance para MercadoLibre. Para Macarena, Ingeniera en Sistemas de la UTN, en cambio la elección de la carrera fue muy natural. Como su mamá y su hermana eran ingenieras,  nunca pensó que ser mujer podía ser una barrera para estudiar. Cuando empezó a trabajar en un banco, sin embargo le tocó ser la primera mujer en integrar un proyecto que ya tenía 8 años.  Romina tiene 20 años y trabaja como desarrolladora web sin haber ido a la facultad, gracias a que aprendió a programar en una escuela técnica de Flores y a una profesora que la inspiró.
Todavía persiste como idea que existen universos que son netamente masculinos y la tecnología es uno de ellos.   Pero no siempre fue así: en sus inicios, la tecnología era un campo liderado por las mujeres. Sin embargo, hoy en día representan menos del 20% en las carreras tecnológicas en Argentina (ingeniería, computación, sistemas, etc.) según la última investigación de la ONG Chicas en Tecnología. Tras analizar 73 carreras universitarias relacionadas con la programación,  descubrieron que sólo el 16% de los inscriptos en el período 2011 a 2015 eran mujeres.

Noelia, Macarena y Romina forman parte de la empresa argentina de Business Intelligence y Analytics Quales, un  caso destacado en el que el 35% del equipo está integrado por mujeres, en una industria en la que el que la participación femenina en puestos de programadores y desarrolladores sólo alcanza el 10%.
Semanas atrás, las "Qualers" se juntaron para reflexionar sobre la brecha de género en la industria  y para compartir experiencias.
"Uno de los valores de Quales como empresa es la diversidad, en todos los aspectos y niveles. Desde las tecnologías que utilizamos, hasta la forma en que queremos que esté constituido nuestro equipo. Buscamos intencionalmente tener equipos de trabajo mixtos, porque creemos en el talento femenino y en la perspectiva de género en el diseño y desarrollo de soluciones tecnológicas para nuestros clientes. La diferencia con otras organizaciones es que en Quales son los propios socios los que impulsan la diversidad y la inclusión como un valor. Si los socios no están convencidos, no funciona. Lo que yo veo es que incluso las mujeres que estudian ingeniería en sistemas, no se dedican en su mayoría a desarrollo o programación, sino a tareas más funcionales como QA o testing",  sostiene Judith Irusta, Directora de Recursos Humanos.

Las voces de las protagonista
Qué les inspiró a estudiar una carrera tecnológica
"No se puede querer ser lo que no se ve"

Han existido en la historia cientos de referentes mujeres destacadas  en el ámbito de la ciencia y la tecnología. Por ejemplo, Ada Lovelace (1815- 1852) fue una matemática británica creadora del primer algoritmo destinado a ser procesado por una computadora y Grace Hopper (1906-1992) fue pionera en el mundo de las ciencias de la computación y fue la primera programadora que utilizó el Mark I.  Sin embargo, ninguna de ellas adquirió la relevancia ni la visibilidad de sus pares varones.Como sostienen desde la organización Chicas en Tecnología "no se puede querer ser lo que no se ve".  En un contexto en el que sólo el 16% de los inscriptos en carreras de tecnología en Argentina son mujeres, las chicas de Quales compartieron experiencias sobre qué las inspiró a elegir carreras como programación o ciencias de la computación.  Florencia (28 años), está por recibirse de la carrera de  Programación. Trabajó durante diez años en Customer Service y ahí empezó a interactuar con los chicos de sistemas, para intentar solucionar los problemas que tenía el CRM y los programas que usaban. Se dio cuenta que había muchos problemas para solucionar y que ella quería estar del otro lado.  Se puso a estudiar programación en la UTN mientras trabajaba y criaba sola a su hija.
Agustina  (26 años) Se recibe el próximo año de Ingeniera en Sistemas: "Estaba entre estudiar psicología y sistemas, y una amiga de mi mamá que es Ingeniera me inspiró a  tomar la decisión. La fui a ver dando clases y me encantó. Cuando yo contaba que iba a estudiar sistemas, me preguntaban si estaba segura, pero no se si era por un tema de género,  sino porque es muy difícil para cualquiera".
Romina (20) Programa sin haber ido a la facultad y va a estudiar Ciencias de la Computación el año que viene.  Es la más joven y la más "millennial" del equipo. Nativa digital, tuvo un contacto muy temprano con la tecnología, tanto en su casa como en el colegio. Forma parte de las primeras camadas de jóvenes que estudiaron programación en el secundario.   Si bien todavía no ingresó a la universidad,  tiene el conocimiento y la capacidad para trabajar como desarrolladora con tan solo 20 años.
Quales es su primer trabajo formal ya que antes sólo había aplicado en pasantías en empresas de desarrollo, donde hacía testing.  Hizo el secundario en la Escuela Técnica 37 de Flores, donde enseñan a programar. Además de carpintería y electricidad, en tercer año se ve pseudocódigo, bases de datos y redes.  Tuvo una profesora en el primer año de programación que se sentó con ella y la ayudó a entender algo que en aquel momento le parecía imposible.  Y  de alguna manera, fue gracias a ella que definió seguir trabajando de esto.

Macarena (24 años) estudió Ingeniería inspirada en su mamá y su hermana.  "En mi caso, la elección de la carrera fue muy natural. Mi mamá y mi hermana son Ingenieras. Por eso, para mi el género no era ningún impedimento para estudiar, aunque sé que en muchos otros casos sí pesa. Me acuerdo que en quinto año hice un test vocacional y la psicóloga me decía que yo no tenía la obligación de elegir la misma carrera de mi mamá. Pero yo la elegí porque me gustaba, tenía afinidad con matemática y todas la materias más duras. Cuando digo que estudié ingeniería, siempre me dicen qué carrera difícil. Para mi difícil es abogacía".
Y además, reflexionó sobre el rol clave que tiene el colegio secundario a la hora de marcar las posibilidades  para los jóvenes: "El secundario es muy importante.  Hay muchas escuelas secundarias con orientación humanística y no salís preparado para rendir un examen de ingreso de una carrera tecnológica o de ingeniería".
Romanela (28) Se vino de Neuquén a estudiar Medicina en la UBA, como su hermana, pero se dio cuenta que no le gustaba la metodología de estudio. Siempre tuvo afinidad con las materias exactas y decidió estudiar Ingeniería en Sistemas en la UTN. Eligió la carrera por la diversidad

Natalia  (30) estudió Licenciatura en  en Bioinformática en Entre Ríos. "En mi caso, yo me interesé por la ingeniería a partir de tener contactos con las primeras computadoras y con Internet.  Si bien tuve mi primera computadora recién a los 19 años porque vivía en el interior, iba mucho a los cybers. Y me fascinó todo eso porque era algo distinto y nuevo".
Lorena  (28)  es venezolana,  vino a Argentina hace algunos meses y rápidamente ingresó a  trabajar en Quales. Estudió en la Universidad Central de Venezuela y se recibió hace 5 años de Licenciada en Computación.  En la facultad eran 60 alumnos varones y 2 mujeres.
"Yo estaba en un equipo de Investigación de la Computación y la persona que me inspiró fue una mujer:  Pero las personas me inspiran desde el talento, no desde el género".
Mariela (21) "Me interesé por la carrera en mi último año de secundaria en una charla con un amigo de mi mamá que es ingeniero en sistemas".

La brecha de género en la facultad
"Para que una empresa de tecnología sea exitosa, tienen que ser todos hombres"
Todas coincidieron que en la facultad la brecha de género no sólo se ve en la proporción minoritaria de alumnas mujeres, sino en quiénes son los profesores de las materias troncales y en sus preconceptos o prejuicios respecto a las posibilidades de desarrollo profesional de las mujeres en la tecnología.  
Noelia (28)  Ingeniera en sistemas, trabaja como líder de proyectos en Quales: "Yo tengo una anécdota muy impresionante en el primer año de la facultad, en 2012. Un profesor muy importante de una materia troncal nos dijo: 'Para que una empresa de tecnología sea exitosa tienen que ser todos hombres' y los argumentos eran que no se embarazan, que no tienen hijos que se enferman y que la productividad es mayor. En ese momento, nadie le dijo nada, queríamos aprobar la materia. Hoy sabemos que se están dando cursos de género para los profesores para intentar cambiar esta mentalidad" , y agregó: "Hay profesoras mujeres, pero en las materias más soft, no en las duras. La mayoría de los profesores en las materias troncales son hombres".
Por su parte, Florencia comentó "En la carrera somos 5 mujeres y 70 varones. Éramos los bichos raros del lugar, a veces se burlaban de nosotras cuando hablábamos, sobre todo el primer año. Después, nos empezaron a respetar.  Me iba muy bien en la facultad e incluso terminé ayudando a muchos compañeros varones en trabajos o materias". También recuerda una anécdota particular con un profesor. Cuando le pidió ayuda para definir la orientación,  le dijo "pero ni siquiera sabés si vas a terminar la carrera porque te vas a embarazar de nuevo".
Lorena, también recuerda que cuando entregó el trabajo final de la carrera en Venezuela,  su profesor le dijo "no pensé que ibas a terminar".
Mariela (21 años) "En la facultad somos 2 mujeres y 35 alumnos varones.  Nunca me hubiera imaginado que fuésemos tan pocas chicas en las carreras de ingeniería. Mis compañeros varones creen que es porque a la  mayoría de las mujeres no les llama la atención la matemática, la física, y las demás materias que tengan que ver con los campos científicos que tienen las ingenierías, prefieren carreras como psicología, nutrición o traductorados. Yo sé que no es por eso, es por los estereotipos que se generaron en torno a nuestro género respecto a la carrera, como en otras que involucran materias duras".

Romanela "Desde el día uno en la facultad fue muy notorio el bajo porcentaje de mujeres, y con el avance de la carrera esto se fue profundizando, sin embargo nunca sentí que estuviese en inferioridad de condiciones respecto a mis compañeros hombres, y tampoco lo sentí como algo negativo".  En la facultad tuvo una de sus experiencias más interesantes "Para Proyecto Final con mi equipo desarrollamos una aplicación para Android que permite decodificar textos escritos en Braile al castellano, a partir de una fotografía. La finalidad de la aplicación es precisamente poder integrar a la comunidad no vidente, dado que al utilizar un sistema de lectoescritura distinto al nuestro, se dificulta la comunicación por esta vía. Por suerte, a nivel académico la aplicación funcionó correctamente y pudimos aprobar el proyecto, y a nivel extra académico, pudimos difundirla para que no solo quede puertas adentro de la facultad".

Experiencias laborales
"No sos el estereotipo de sysadmin"
Fue difícil hacer la carrera y trabajar,  comentó Lorena "Yo trabajaba de Administradora de Servidores y me han llegado a decir en entrevistas de admisión: ´no tienes el estereotipo de sysadmin´ '¿Cuál es el estereotipo de sysadmin? Yo  pensaba para adentro: el rimel y el delineador no me quitan cerebro".
Por su parte, a sólo dos meses de ingresar a Quales, Noelia tuvo el gran desafío de ser líder del proyecto más importante para la empresa hasta el momento, que era una solución de Revenue Assurance para Mercado Libre. Coordinó un grupo mixto de 10 personas a cargo, a pesar de que en su anterior trabajo solo había liderado 3 o 4 personas en equipos conformados sólo por mujeres
 "Al principio, cuando algunas empresas ven que la líder de un proyecto es mujer y joven, tiene ciertas dudas sobre la capacidad para llevarlo a cabo".
Y agregó: "En Quales el tema de la igualdad con las mujeres es real. Por mi rol, me ha tocado hacer entrevistas y nunca tuve ningún tipo de bajada respecto al género de la persona que íbamos a tomar. En otras empresas sí me había pasado. No tuve experiencias de violencia física en el trabajo, pero sí una violencia más en el tipo de trato, en el sentido de por el simple hecho de ser mujer, no tener la misma llegada a un jefe que  un compañero varón que tenía las mismas condiciones y responsabilidades que yo. Y eso hizo que renuncie".
 Ximena (29 años), es  Lic. en Marketing, trabaja en el área comercial.  Desde hace 2 años trabaja en empresas tecnológicas y la diferencia que ve en Quales es que la política de inclusión es más genuina que en otras compañías donde usan el tema marketineramente. "Lo sobre comunicaban, pero la inclusión no era tan real.  Acá, cuando se piden opiniones en un proyecto, no estamos mirando de quién viene la opinión,  si es una mujer o un varón".
 Antes, había trabajado 6 años en el sistema financiero  y realmente ahí el machismo es aún mayor. "Toda la cúpula de la dirección eran hombres y las mujeres estaban para rellenar espacios, para poder decir que contratan mujeres. Cuando una mujer  lideraba un proyecto, debía tener detrás el respaldo de un hombre que validara el puesto".
 Por su parte, Macarena compartió su experiencia: "En otras empresas en las que trabajé, como por ejemplo en el área de seguridad informática para un banco,  el equipo ocupaba un piso entero del edificio y eran todos hombres. Me tocó sumarme a un proyecto que ya tenía 8 años en el que nunca había trabajado una mujer. Tenían dudas de qué iba a hacer y por suerte, pude demostrarles que podía trabajar bien".
 Por su parte Florencia dijo que nunca sintió que por ser mujer se le cerraron puertas a nivel laboral."Puede ser por mi toc de organización, siempre terminó liderando y creciendo rápidamente en los trabajos en los que estoy. Fui jefa de obra en la construcción donde lideraba a muchos hombres. Obviamente, las mujeres han sido excluidas y subestimadas durante muchos años y por eso suceden estas cosas. Para mi no es una cuestión de género, pienso que todavía hay mujeres que no se sienten ellas mismas capaces, es cuestión de confiar en uno mismo, querer avanzar y crecer"
Paula (26 años)  Ingeniera en Sistema en UTN. Se recibió en diciembre de 2017 y trabajar en Quales  le sirvió para darse cuenta que BI era el área de sistemas que más le gustaba para desarrollarse profesionalmente. El primer proyecto en el que trabajó para Quales, fue de casualidad para la Municipalidad de Navarro, ciudad donde nació. Y ya recibida, le tocó volver a  su ciudad a presentar el proyecto al Intentendente y al Director de Modernización, que era un vecino suyo de toda la vida.
Romanela (28)
Ingeniera en Sistemas, especialista en BI en Quales. En su proyecto de tesis, desarrolló una app que permite, a partir de una foto de un texto en braille, traducirla al castellano. Una forma de usar la tecnología a favor de la inclusión de la comunidad no vidente.  
 Romanela,  "A nivel laboral, nunca sentí que hicieran diferencia por ser mujer, ni en cuanto al trato ni en cuanto al rol. Quales es mi tercer trabajo en empresas de tecnología IT pero por suerte siempre tuve buenas experiencias y entornos laborales".
Daiana (30) Forma parte de Recursos Humanos, y si bien no tuvo hasta el momento experiencias en el rubro, le consta que es difícil para el género femenino desarrollarse en ésta área, y  agrega " Cuando tuve la entrevista para ingresar a Quales, me informaron que ellos como empresa apuntaban a destacarse de una manera distinta, uno de los puntos claves era, enfocarse y ayudar a desarrollar el talento femenino en todas las áreas de este rubro, combinar los géneros en un mismo equipo de trabajo sin que haya ningún tipo de diferencia y eso me sorprendió porque no sucede en otras empresas".

Cecilia Bosio (38), Secretaria Bilingüe de Quales sostuvo  "en mi anterior trabajo en una empresa de Sistemas, en la que pertenecía al área comercial, mi jefe hacía hincapié en que tenía que ir a las reuniones con escotes pronunciados si las mismas eran con hombres para vender de verdad. Claramente nunca lo hice y a penas pude dejé de pertenecer al área comercial y a esa empresa.
En Quales se trabaja en equipo de verdad, no importa el género".
Sobre Quales

No hay comentarios.

Copyright 2008 - 2016: CXO Community - Todos los derechos reservados. Imágenes del tema de enot-poloskun. Con tecnología de Blogger.