Header Ads

SMART CITIES BAJO CIBERATAQUE @Uliman73



Luego de un Ciberataque a una ciudad suceden muchas cosas, o al menos eso se cree, pero, ¿qué sucede con los ciudadanos o público general? Esto no es una pregunta simplemente retórica o académica, ya que han sido múltiples y variados los casos donde se han producido ciberataques de magnitud que han afectado en forma directa a las comunidades. Esto no se circunscribe solamente a ataques perpetrado por actores Estatales o de al menos pseudo origen Estatal como podría ser el caso de Osetia. Recordemos el caso del wanacry o el ataque a la ciudad de Atlanta en USA, no eran actores Estatales los que llevaron adelante el ataque, sino simplemente grupos u organizaciones criminales que como tales buscan un fin de lucro; claro está que también podremos encontrarnos con ataques Ciberterrorisras o proveniente de activistas de diversa índole. 

Pese a todo ello o ante todo ello, persiste el interrogante inicial, ¿qué sucede con los ciudadanos luego de Ciberataque?, para ello trataremos como modelo de caso el reciente ataque que sufrió la ciudad de Atlanta, donde un ransomware paralizó a la ciudad.

Desde que se produjera el Ciberataque a pasaron poco más de 80 días, el que dejó a la mayoría de los sistemas informáticos inactivos durante días, y algunos durante semanas. Aun así, es muy poco conocido el plan o medidas que piensa adoptar el Gobierno Local para arreglar las cosas a largo plazo.

En un principio hubo una clara comunicación sobre el trabajo mancomunado que se llevaría a cabo con las autoridades del FBI tanto para dar con los culpables como así también para junto a empresas del sector privado poder volver a poner en línea los sistemas afectados, como suele suceder ante emergencias globales son pocos los detalles particulares sobre estas acciones, pero sin embargo rápidamente se destinaron fondos por un valor de u$s 5 millones en autorizaciones de emergencia para iniciar la recuperación ante el ciberataque.
Es en este punto, donde mas allá de la información general que se brinda, subyace la pregunta en si es necesario brindar mas detalles, tanto sobre el hecho en si como de las acciones que se están planificando tomar ya sea para recuperarse de lo acontecido como la prepararse para no volver a caer ante este tipo de ciberataque.

Hay Organizaciones No Gubernamentales (ONG) como Code for America, que es una red a nivel nacional en USA que conglomera a tecnólogos, investigadores, técnicos, ingenieros en sistemas, periodistas y personas en general que desean o trabajan sobre temas de equidad, justicia y transparencia a través del uso de datos y tecnología en general, que junto a su filial local Code for Atlanta han presentado una petición para que la ciudad publique una "autopsia sin culpa" sobre los hechos ocurridos a partir del Ciberataque sufrido.

Tal como los peticionantes de Code for Atlanta lo refieren en una “autopsia sin culpa", otros peticionantes como los de change.org desean buscar conocer los hechos y circunstancias sin necesidad de buscar señalar con el dedo algún culpable o responsable, otras ONG en cambio, su objetivo es crear una contabilidad justa y equitativa de los errores cometidos antes del fracaso y de lo que se hizo en respuesta.


Hasta este punto hay una clara idea de las ONG en conocer detalladamente los hechos y circunstancias, es el sector privado el más interesado de momento en conocer, siendo el Estado un poco más lento en rendir cuentas.

Desde Code for Atlanta, uno de sus cofundadores, Ray-Montanez indicó que "la realización de esta autopsia, en la industria del software, ahora se considera una buena práctica después de cualquier falla de software o interrupción del sitio web o pérdida de datos". Explicó que una autopsia irreflexiva brinda la oportunidad de "aprender verdaderamente lo que salió mal".

Ray-Montanez dijo que reconoce que "hay riesgos políticos". Sin embargo, argumentó al dejar en claro que el proceso no consiste en culpar, sino en "tratar de crear un entorno donde los hechos se puedan presentar de manera honesta y clara", los ciudadanos y otros que pueden estar en riesgo, pueden obtener una mejor evaluación y estar mejor protegidos contra futuros ataques.

Sin embargo, existen peligros reales al hacer que determinada información sea pública. Un incidente de ciberseguridad es algo difícil de gestionar para cualquier organización. Revelar información sobre el ataque cibernético podría no solo abrir a Atlanta y sus ciudadanos a ataques adicionales, sino también darles a otros hackers ideas sobre cómo causar estragos en diferentes ciudades. Asocie eso con las expectativas de divulgación pública, y las cosas se vuelven complicadas.

Un punto a tener en cuenta, la mayoría de las personas tienden a creer que todos los desastres son iguales y por ende tienen el mismo tratamiento, no es lo mismo que ante unas inundaciones, donde los ciudadanos quieren saber qué sucedió, por qué sucedió y que se está haciendo para solucionarlo, en el mundo del ciberataque esto es muy diferente porque un desastre natural no se adapta a la forma en que un adversario cibernético se adapta para continuar ocasionando estragos.

Keisha Lance-Bottoms, asumía como Alcaldesa de la ciudad de Atlanta el 2 de enero de 2018, y apenas a unos 80 días de asumir en el cargo se encontró  frente al Ciberataque, cuando fue entrevistada en un evento a inicios de mes en la Ciudad de New York dijo que el incidente la tomó por "sorpresa", y que recordaba que durante la campaña había discutido todos los temas que hacían a la Ciudad de Atlanta pero que "la ciberseguridad no había sido tema de campaña o de conversación".

"Si bien es algo que siempre está presente y debe ser una prioridad para nosotros como funcionarios electos, no es lo que la gente ve y nuestras comunidades están discutiendo", dijo Lance-Bottoms durante un panel en SmartCities NY. "Así que el mayor desafío realmente ha sido poner eso en un contexto en el que las personas comprendan por qué es importante para su comunidad".

Atlanta se negó a pagar el rescate de u$s 51,000 que los hackers exigieron para eliminar el ransomware, lo que, Lance-Bottoms le dijo a la multitud, significa que "han tenido que empezar de cero de muchas maneras".

Para mediados de Mayo, el director de operaciones Richard Cox dijo a la estación de radio pública local WABE que "el 90 por ciento" de las funciones han vuelto a la normalidad. En la entrevista, Cox declinó dar un plazo para la recuperación por razones de seguridad.

Si bien la comunicación a los medios fue relativamente abierta, cuando se trata de indagar sobre los temas particulares de ciberseguridad de frente hay un muro inexpugnable que se ampara en que las investigaciones están activas y que por razones de seguridad no se puede divulgar información alguna, lo cual es siempre razonable y dable entender.

Pero el caso de Atlanta no es un caso aislado, sorprendentemente en una encuesta, realizada en 2016 por la Asociación Internacional de Administración de Ciudades / Condados y la Universidad de Maryland, Condado de Baltimore, encontró que alrededor de una cuarta parte de los gobiernos locales informaron que estaban experimentando intentos de ataques al menos una vez cada hora. y sin embargo, menos de la mitad de los gobiernos locales encuestados dijeron que habían desarrollado una política formal de ciberseguridad y solo un poco más de un tercio dijo que tenían una estrategia escrita para recuperarse de las infracciones.


A la vista de los hechos ocurridos, esta claro que los Gobiernos, sean Locales o Nacionales, no están muy en claro a la hora de comunicar este tipo de incidentes, no hay todavía una clara perspectiva de como comunicar los hechos y consecuencias de los Ciberataques, mucho menos de como lidiar y comunicar a los ciudadanos sin que se entre en pánico o se comience a desconfiar de las capacidades de los Gobiernos de garantizar los servicios básicos, mucho menos pensar en las infraestructuras críticas. Hoy día las ciudades todas tienden a tener una tecnodependencia muy grande, pensar en Smart City es ello, pero es algo muy necesario no solo por la eficiencia y eficacia que agrega al colectivo de la sociedad, sino por todo lo que en materia de prevención integral de riesgos se puede tratar de desde ese tipo de plataformas.

Es evidente y por sobre todo en los Gobiernos Locales, sean provincias o municipios dependiendo de la denominación que se les dé, que son muy débiles a la hora de comprender la magnitud del Ciberespacio y las Ciberamenazas que hay, no cuentan con equipos para tratar estos temas, como sucedió en Atlanta, tampoco hay doctrina de como tratar la emergencia y comunicarla.

Es hora que las Ciudades y Gobiernos Locales tomen conciencia que el Ciberespacio, IoT, BlokChain, Big Data y otros son parte integrante de la vida cotidiana y que como tales no solo hay que integrarlos en el consiente colectivo, sino que hay que atenderlos técnicamente con todo lo que ello implica. Una Ciudad Segura hoy también debe ser una Ciudad Cibersegura.

Internet of Things (IoT) ofrece posibilidades virtualmente ilimitadas para automatizar los activos físicos que toda ciudad necesita para operar: suministro de agua, electricidad, transporte público y servicios médicos, incluso vehículos de residentes. La consecuencia que alguien explote las vulnerabilidades en estos sistemas va mucho más allá del ransomware y entra en el ámbito mucho más peligroso de la seguridad nacional.


Para dimensionar esto y no quedar en el marco teórico, vuelvo al caso de Atlanta, donde apenas unos días antes del Ciberataque, el FBI y Homeland Security emitieron un boletín conjunto en el que indicaba que hackers rusos penetraron con éxito los sistemas de control en los sitios de energía, energía nuclear, agua, aviación y fabricación.

Recuerden también que, en octubre de 2016, cuando se lanzó el mayor ataque DDoS en el proveedor de servicios Dyn, se usó un botnet IoT para propagar un malware llamado Mirai.
Una vez infectadas, las computadoras buscan continuamente en Internet dispositivos IoT vulnerables y luego usan nombres de usuario y contraseñas conocidos para iniciar sesión, infectándolos con malware. Estos dispositivos son dispositivos comunes como cámaras digitales y reproductores de DVR.

Es muy probable que la ciudad de Atlanta "haya aprendido algunas lecciones valiosas" pero de la forma dura y difícil, "compartir información y lecciones es lo más importante desde el punto de vista de la seguridad". Sin embargo, debe hacerse con cuidado, es correcto compartir la información, pero hay que hacerlo con las personas adecuadas, de la manera adecuada y cuando esa información viene en formato de alerta por parte de un Organismo Central, hay que retomar la vieja leyenda que reza: “si el animal que tengo en frente ruje como león, tiene cola de león y melena de león, entonces estoy frente a un león”.

 No dejen de visitar mi sitio web: www.uliseskandiko.com

No hay comentarios.

Copyright 2008 - 2016: CXO Community - Todos los derechos reservados. Imágenes del tema de enot-poloskun. Con tecnología de Blogger.