Header Ads

Cosecha, tractores y auto-hackeo en el campo @ULIMAN73



Lo cierto es que ya nada debería sorprendernos, si les dijera que hay personas que hackean grandes corporaciones, bancos y Gobiernos, no se sorprenderían, si les dijera que hay quienes hackean televisores o autos, les parecería mas raro pero ya es una noticia que hace rato da vueltas por las redes, pero si les dijera que hay personas que se auto-hakean sus tractores me mirarían con cierto grado de desconfianza.

Pero la realidad como siempre supera a la ficción. Si bien lo que voy a comentar aún no se ha manifestado en la Argentina, es algo que si sucede en las Estados Unidos de Norteamérica (USA).

Tanto en USA como en casi todo el mundo, aquellos que se dedican a la agricultura y están en condiciones, lo mas probable es que cuenten entre sus equipos tractores John Deere,

Si bien es una marca altamente reconocida a nivel mundial, sucede como en muchas otras industrias que buscan su exclusividad, y eso es abarcativo también a lo referido al mantenimiento, reparaciones y refacciones. Para ello hace ya algún tiempo para mantener esa exclusividad y fidelidad de sus clientes que lo que hace es bloquear sus vehículos para que los usuarios no los reparen por si solos y solo se pueda reparar en servicios especializados y oficiales. La solución, al menos a la que han llegado los agricultores americanos es simple, hackean sus tractores con un firmware Ucraniano, así de esa forma, según su entender, sus tractores vuelven a ser suyos.

En Motherboard cuentan la impresionante historia de ese mercado negro de firmwares con los que es posible "liberar" los tractores de John Deere del yugo que impone este fabricante. Si el tractor se estropea los propietarios ya no dependen de su habilidad para repararlos, necesitan contactar con el fabricante sí o sí y en muchos casos descargar software para reparar la pieza afectada. Claro está que en países como la Argentina donde la frase “lo atamos con alambre” heredada del cantautor Ignacio Copani nos pinta de cuerpo entero, este tipo de restricciones no está bien aceptado.

Tal es así, que el comprador de este tipo de equipos debería firmar una suerte de cláusula que restringe cualquier tipo de reparación y además evita que los compradores de sus tractores puedan demandarles por salir perjudicados por esa dependencia de las reparaciones oficiales.

Como se puede ver en la entrevista que se le hace a un agricultor, este indicaba que, “si cualquier agricultor adquiere un tractor, debería poder hacer con él lo que quiera. Refiere que si quieres sustituir la transmisión y lo llevas a un mecánico independiente te podrá hacer ese cambio, pero el tractor no arrancará. Deere cobra 230 dólares por la pieza, más otros 130 para que vaya a conectarte a un ordenador con un conector USB especial que autorice esa pieza"
.

Este tipo de conductas comerciales no son nada nuevo en realidad, y lo que han provocado es la aparición de un mercado negro de software y hardware específicamente destinado a que los agricultores recuperen el control de sus tractores de John Deere. Sin embargo, lo más nuevo y destacable es que hay una Y gracias a una excepción aprobada (https://ifixit.org/blog/7475/repair-coalition-wins-exemptions/) en la Digital Millenium Copyright Act, por lo que hace que este tipo de operaciones de hacking sean legales en USA, como explicaban en el portal Wired hace ya un tiempo (https://www.wired.com/2016/10/hacking-car-pacemaker-toaster-just-became-legal/).

Sinceramente creo que esto es lo más significativo de todo, que exista una legislación que quiere proteger el derecho a reparar, tal es así que hasta ya tiene armada toda una campaña para esta lucha y se está haciendo popular. En tal sentido en USA ya hay 18 Estados que o ya disponen de una legislación específica aprobada o en desarrollo, y en todos los casos se busca lo mismo: que las empresas faciliten la reparación a usuarios particulares y servicios técnicos no oficiales con guías y piezas de repuesto.

Una pregunta que aparece asociado a todo esto es si estamos ante el fin de la propiedad privada, o el principio del hacking que recupera esa propiedad, y esto no solo recala en John Deere, a nadie se le escapa el ejemplo de empresas como Apple, que han convertido sus productos en casi irreparables por parte de usuarios de a pie. En muchos casos si tienes algún problema tendrás que ir a un servicio oficial, y lo mismo ocurre con otros muchos fabricantes que saben que los servicios técnicos de pago son una importante fuente de ingresos que además es todo un monopolio encubierto.

La mirada completa de esto, más allá de conceptos comerciales, y de claro está si compro y pago por algo quiero disponer de ese algo. Surge este tema en el que el mundo Ciber cobra cada vez mayor presencia, vemos como los tractores no solo usan software para su mantenimiento, sino también para programar recorridos sea para siembra o cosecha, cada día que pasa todo está más integrado a la red, las innovaciones superan ampliamente a la ficción, pero lo que no cambia es la condición humana y en ello nos encontraremos con los buenos y los malos, Ya no solo hackean Gobiernos y Bancos como si fueran un Robin Hood Digital, y no estar preparado para ello es parte de la gran amenaza.

No dejen de ver mi bolg https://uliseslonkandiko.blogspot.com.ar/ y contactarse ante dudas o inquietudes

No hay comentarios.

Copyright 2008 - 2016: CXO Community - Todos los derechos reservados. Imágenes del tema de enot-poloskun. Con tecnología de Blogger.