#CenturyLinkForumLatam #CuartaRevolucionIndustrial

#CenturyLinkForumLatam #CuartaRevolucionIndustrial
22 y 23 Septiembre (Virtual Experience)

COVID 19, FRACASO POLÍTICO Y TENSIÓN CON LAS AGENCIAS DE INTELIGENCIA @ULIMAN73 #COVID19 #FRACASOPOLITICO


El tema del día, no importa en qué continente geográfico uno se encuentre, no importa que medio periodístico uno vea o lea, tampoco importa el uso horario o idioma, lo más probable es que el tema que se esté tratando sea el COVID19 o como diría Mr. Trump el “Virus Chino”. Por todos lados y medios nos están informado o desinformado de cuantos contagiados nuevos hay por día, y lo que es peor, cuántos muertos se producen minuto a minuto, como si se tratara de un partido de tenis en el que el público (población mundial) ve de izquierda a derecha como se mueve esa pelota que parece nadie puede detener.

Como decimos acá en Argentina ahora con el diario del lunes es fácil ver ¿qué no se hizo? y ¿qué si se hizo pero mal?. Habitualmente los políticos de la región suelen rápidamente buscar un chivo expiatorio a quien responsabilizar de su falta de capacidad o acción. Una primera pregunta que me surge, y por cierto que tengo muchas, es ¿qué pasó que no hubo un alerta temprana al respecto?, no me sorprende que no haya una respuesta válida para Latinoamérica donde se puede esperar poco o nada de las Agencias de Inteligencia, las que tristemente en su mayoría se han dedicado a armar carpetas de los opositores del gobierno de turno y muy tangencialmente alguna que otra actividad más de tinte policial que la propia actividad de Inteligencia, sin embargo en el resto del mundo no es tan así, es cierto que han tenido sus grandes desaciertos, sin ir muy lejos no olvidemos el 11S, pero se podría esperar más que un simple “no la vimos venir”.

Con esto en mente retomo mi primera pregunta, ¿qué pasó que no hubo un alerta temprana a esta pandemia?. Para adentrarnos en el tema y haciendo gala de mi perfil cinéfilo, arranco con un clásico de:

…….6 meses antes, allá por el mes de noviembre del 2019, personal de Inteligencia de Estados Unidos de Norte América (USA) advirtieron que un contagio se extendía por la región China de Wuhan , cambiando los patrones de vida y negocios y representando una amenaza para la población, esto según surge de cuatro fuentes informadas sobre el tema.

Estas afirmaciones sobre las preocupaciones que hoy tienen en vilo a todo el Mundo, se habrían detallado en un Informe de Inteligencia (IDI) emitido por el Centro Nacional de Inteligencia Médica (NCMI por sus siglas en inglés) del Ejército de USA (US Army).

Dicho informe habría sido el resultado del análisis de interceptaciones de cables y otros, junto con imágenes satelitales; lo que habría dado lugar a la alarma ya que ese tipo de enfermedad fuera de control representaría una amenaza real y presente para las Fuerzas Armadas de USA desplegadas en Asia, tropas que dependen del trabajo que lleva adelante el NCMI. Según surge del informe “los analistas concluyeron que podría ser un evento de tinte catastrófico”.

Como en todo organismo público, sea de donde sea, hay procesos de orden administrativo y burocrático que lo único que hacen es dilatar los tiempos de respuesta y puesta en conocimiento. Tal así, que según algunos medios, indican que esta inteligencia habría aparecido en uno de los Informes Diarios del Presidente (PDB por sus siglas en inglés) de USA recién a principios de enero de éste año, vale decir que desde que se conoció la Inteligencia hasta que llegó al decisor final transcurrieron al menos 45 días.

El informe NCMI se puso a disposición de las personas autorizadas para acceder a las alertas de la Comunidad de Inteligencia. Tras la publicación del informe, otros boletines de la Comunidad de Inteligencia comenzaron a circular a través de canales confidenciales en todo el gobierno en torno al Día de Acción de Gracias, según revelaron algunas de las fuentes de diversos medios como ABC News, Project Syndicate, etc. Esos análisis indicaban que el liderazgo de China sabía que la epidemia estaba fuera de control, incluso cuando mantenía información crucial de gobiernos extranjeros y agencias de salud pública.

"La inteligencia médica tiene en cuenta toda la información de origen: inteligencia de imágenes, inteligencia humana, inteligencia de señales, etc.", según manifestó en su momento Mick Mulroy (ex Subsecretario Adjunto del Departamento de Defensa de USA). "Luego hay un análisis realizado por personas que conocen esas áreas específicas. Entonces, para que algo como esto salga a la luz, ha sido revisado por expertos en el tema. Están analizando lo que significan esos datos y luego analizan el potencial para una crisis de salud internacional".

Un dato para no ser injusto, es que a la fecha ni el el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca ni el Director de Inteligencia Nacional de USA se han expresado sobre este tema.

Sin perjuicio de lo expuesto acá, no es menos cierto que el tema en sus generalidades ha sido tratado en muy variadas oportunidades en diversos boletines emitidos por el Director de Inteligencia Nacional de USA (DNI por sus siglas en inglés) sobre los riesgos de una pandemia global.  La primera vez fue inmediatamente después de la asunción del presidente Barack Obama en enero de 2009, cuando el entonces DNI Dennis Blair declaró: «El desafío sanitario transnacional más apremiante que enfrenta USA sigue siendo el potencial de una pandemia grave, y el causante más probable sería un virus gripal altamente letal». En 2010, después del brote de H1N1 (gripe porcina) de 2009, Blair dobló la apuesta y resaltó el potencial de una pandemia para trastocar la economía. Según expresó, una «falta de capacidad estable para la vigilancia y el diagnóstico de enfermedades en animales dificulta a USA la identificación, la contención y el alerta de brotes locales antes de que se propaguen».



El sucesor de Blair, James Clapper, envió el mismo mensaje en marzo de 2013, pero refinando la evaluación estadounidense de la amenaza hasta el punto de la clarividencia. Tras señalar el peligro creciente planteado por los virus zoonóticos, advirtió que «un nuevo patógeno respiratorio fácilmente transmisible que mate o incapacite a más del uno por ciento de los afectados sería una de las posibilidades más disruptivas. Un brote de esa naturaleza provocaría una pandemia global».

En lo que terminó siendo una profecía exacta de la COVID‑19, Clapper dijo claramente: «No es una amenaza hipotética». Trump recibió el mismo mensaje en mayo de 2017, cuando Coats destacó un informe del Banco Mundial que predecía que una pandemia le costaría al mundo alrededor del 5% del Producto Bruto Interno. Advertencia que Coats volvió a emitir en 2019, cuando declaró: «USA y el mundo siguen siendo vulnerables a una pandemia de gripe o un brote masivo de una enfermedad contagiosa, algo que puede provocar tasas de mortalidad y discapacidad inmensas, afectar gravemente la economía mundial, generar presión sobre los recursos internacionales y aumentar los pedidos de ayuda….

En esta oportunidad podríamos inferir que el problema no fue la falta de información, ni la falta de análisis sobre un tema, ni tampoco lo fue el celo inter-agencias, algo de culpa lo tuvo sin lugar a dudas la burocracia, pero lo que no cabe dudas es la falta de considerar y tomar las recomendaciones técnicas que dan los profesionales del mundo de la seguridad, defensa e inteligencia. No es menos cierto que la política donde sea tiende a trastocar o arruinar las cosas, ya sea porque los líderes políticos estén en medio de una lucha por la campaña electoral o porque deben lidiar con sus internas o porque deben enfrentar crisis regionales como lo fue el Brexit, cualquiera haya sido el caso han puesto sus intereses individuales por sobre los de la ciudadanía al dejar de lado los aportes que sus Agencias de Inteligencia les brindaban.


No hay dudas que la Inteligencia brinda esa información procesada necesaria para que los decisores tomen los mejores cursos de acción, ir a la batalla sin Inteligencia es condenar al fracaso desde antes de iniciar la operación que estemos por llevar adelante, ciertamente no me extraña que países como Argentina no tuvieran la Inteligencia necesaria y de calidad para prevenir esto (no porque no tenga la capacidad, sino solo porque nunca ha hecho Inteligencia Estratégica), pero como hemos visto, los anhelos e intereses propios suelen nublar a aquellos que tienen que tomar las mejores decisiones.

Ciertamente el “virus Chino” ha cambiado el tablero geoestratégico, cambia la forma del delito, del Crimen Organizado, del Cibercrimen y de las Agencias de Gobierno entre otros, veremos ahora que nos espera para el Día D + 365 del COVID19, qué medidas se adoptarán ya que lo cierto es que esta pandemia ya ha afectado la forma de vivir en el día a día de todas las personas. Esperemos ver como se responsabiliza a cada uno de los actores que llevaron al mundo a esta situación y con ello me refiero a todos, no solo aquellos decisores que teniendo Inteligencia a mano no tomaron las mejores decisiones, sino también a los “amigos” del lejano oriente que nos regalaron el Virus Chino.




1 comentario:

  1. Renacido_Rey28/4/20 14:06

    muy buena data y pensar que el discurso de estos lares fue "Vamos a desarticular la AFI, Agencia Federal de Inteligencia", es como decir maten al mensajero¡¡¡

    ResponderBorrar

Copyright 2008 - 2020: CXO Community - Todos los derechos reservados. Imágenes del tema de enot-poloskun. Con tecnología de Blogger.