Header Ads

TERRORSIMO, EXTREMISMO RADICAL Y VIOLENCIA, LA FIRMA JIHADISTA

No hay dudas que algo ha cambiado, sin lugar a dudas hay algo nuevo en la violencia terrorista jihadista de las últimas dos décadas. Tanto el terrorismo como la Jihad han existido durante muchos años, y las formas de terror "globalizado"  se remontan al menos hasta fines del siglo XIX. Lo que no tiene precedentes es la forma en que los terroristas deliberadamente persiguen sus propias muertes.

En los últimos 20 años (desde Khaled Kelkal, líder de un complot para bombardear los trenes de París en 1995, a los asesinos de Bataclan de 2015) casi todos los terroristas en Francia se hicieron estallar o fueron asesinados por la policía, igual temperamento sucedió en Bélgica y Londres por ejemplo. Mohamed Merah, quien mató a un rabino y a 3 niños en una escuela judía en Tolosa en 2012, pronunció una variante de una famosa declaración atribuida a Osama bin Laden y usada rutinariamente por otros jihadistas: "Amamos la muerte como tú amas la vida". Ahora bien, la muerte del terrorista ya no es sólo una posibilidad o una desafortunada consecuencia de sus acciones; parece ser que es una parte central de su plan. La misma fascinación con la muerte se encuentra entre los jihadistas que se unen al Estado islámico. Los ataques suicidas son percibidos como el objetivo final de su compromiso.

Esta elección sistemática de la muerte es un desarrollo reciente. Los autores de atentados terroristas en los años setenta y ochenta, con independencia de que tuvieran alguna relación con Oriente Medio, planearon cuidadosamente sus fugas. La tradición musulmana, si bien reconoce los méritos del mártir que muere en combate, no da premio a los que atacan en la búsqueda de sus propias muertes, porque hacerlo interfiere con la voluntad de Alá. Entonces, ¿por qué, durante los últimos 20 años, los terroristas han elegido regularmente morir? ¿Qué dice sobre el radicalismo islámico contemporáneo? ¿Y qué dice sobre nuestras sociedades hoy?

Esta última cuestión es tanto más relevante como ésta actitud hacia la muerte está inextricablemente ligada al hecho de que el jihadismo contemporáneo, al menos en Occidente, así como en el Magreb y en Turquía, es un movimiento juvenil que no sólo se construye independientemente de la religión y la cultura de los padres, pero también está arraigada en una cultura juvenil más amplia. Este aspecto del jihadismo moderno es fundamental.

Dondequiera que ocurra tal odio generacional, también toma la forma de iconoclasia cultural. No sólo son seres humanos destruidos, estatuas, lugares de culto y libros. La memoria es aniquilada. "Limpiar la pizarra en blanco", es un objetivo común a los guardias rojos de Mao Zedong, los combatientes Khmer Rouge y al ISIS. Como escribió un jihadista británico en una guía de reclutamiento para la organización: "Cuando bajemos por las calles de Londres, París y Washington ... no sólo derramaremos su sangre, sino que también demoleremos sus estatuas, borraremos su historia y, lo más dolorosamente posible , convirtamos a sus hijos, que luego seguirán para defender nuestro nombre y maldecir a sus antepasados ​​".

Aunque todas las revoluciones atraen la energía y el celo de los jóvenes, la mayoría no intentan destruir lo que ha pasado antes. La revolución bolchevique decidió poner el pasado en los museos en lugar de reducirlo a ruinas, y la República Islámica del Irán revolucionaria nunca ha considerado explotar a Persépolis.

Esta dimensión autodestructiva no tiene nada que ver con la política de Oriente Medio. Es incluso contraproducente como una estrategia. Aunque hoy día el ISIS proclama su misión de restaurar el califato, su nihilismo hace imposible llegar a una solución política, participar en cualquier forma de negociación, o lograr cualquier sociedad estable dentro de fronteras reconocidas.

El califato es una fantasía. Es el mito de una entidad ideológica que amplía constantemente su territorio. Su imposibilidad estratégica explica por qué los que se identifican con ella, en lugar de dedicarse a los intereses de los musulmanes locales, han optado por entrar en un pacto de muerte. No hay perspectiva política, no hay futuro brillante, ni siquiera un lugar para orar en paz. Pero si bien el concepto del califato forma parte de la imaginación religiosa musulmana, no se puede decir lo mismo de la búsqueda de la muerte.

Además, el terrorismo suicida no es ni siquiera eficaz desde el punto de vista militar. Si bien un cierto grado de racionalidad puede encontrarse en el "simple" terrorismo -en el cual unos pocos individuos determinados infligen un daño considerable a un enemigo mucho más poderoso (lo asimétrico del conflicto)- está totalmente ausente en los ataques suicidas. El hecho de que los militantes endurecidos se usen sólo una vez no es racional. Los ataques terroristas no llevan a las sociedades occidentales a ponerse ante ellos de rodillas, sólo provocan una contra reacción. Y este tipo de terrorismo reclama hoy más vidas musulmanas que occidentales.

La asociación sistemática con la muerte es una de las claves para entender la radicalización actual: la dimensión nihilista es central. Lo que seduce y fascina es la idea de la revuelta pura. La violencia no es un medio. Es un fin en sí mismo.

Las razones del ascenso de ISIS están sin duda relacionadas con la política de Oriente Medio, y su desaparición no cambiará los elementos básicos de la situación. ISIS no inventó el terrorismo: se basa en un fondo que ya existe. Lo genial de ISIS es la forma en que ofrece a los jóvenes voluntarios un marco narrativo dentro del cual pueden lograr sus aspiraciones. Tanto mejor para ISIS si aquellos que se ofrecen voluntariamente a morir -los disturbados, los vulnerables, los rebeldes sin causa- tienen poco que ver con el movimiento, pero están dispuestos a declarar lealtad a ISIS para que sus actos suicidas pasen a formar parte de un Narrativa global.

Es por eso que necesitamos un nuevo enfoque del problema de ISIS, que busque entender la violencia islámica contemporánea junto con otras formas de violencia y radicalismo que son muy similares a ella, las que caracterizan la rebelión generacional, la autodestrucción, una ruptura radical con Sociedad, estética de la violencia, cultos del día del juicio final.

A menudo se olvida que el terrorismo suicida y organizaciones como Al Qaeda e ISIS son nuevas en la historia del mundo musulmán y no pueden explicarse simplemente por el surgimiento del fundamentalismo. Debemos entender que el terrorismo no surge de la radicalización del Islam, sino de la islamización del radicalismo.

Lejos de exonerar al Islam, la "islamización del radicalismo" nos obliga a preguntarnos por qué y cómo los jóvenes rebeldes han encontrado en el Islam el paradigma de su total revuelta. No niega el hecho de que un Islam fundamentalista se ha estado desarrollando por más de 40 años.

Ha habido críticas voraces de este enfoque. Un estudioso afirma que se ha descuidado las causas políticas de la revuelta, esencialmente, el legado colonial, las intervenciones militares occidentales contra los pueblos del Oriente Medio y la exclusión social de los inmigrantes y sus hijos. Desde el otro lado,  se ha acusado de ignorar el vínculo entre la violencia terrorista y la radicalización religiosa del Islam a través del salafismo, la interpretación ultraconservadora de la fe.

Hay un análisis de Oliver Roy y su libro “Jihad and Death: El llamamiento mundial del Estado islámico” en el que expone que la radicalización violenta no es la consecuencia de la radicalización religiosa, incluso si a menudo toma los mismos caminos y toma prestados los mismos paradigmas. El fundamentalismo religioso existe, por supuesto, y plantea considerables problemas sociales, porque rechaza los valores basados ​​en la elección individual y la libertad personal. Pero no necesariamente conduce a la violencia política.

La objeción de que los radicales están motivados por el "sufrimiento" experimentado por los musulmanes que fueron anteriormente colonizados o víctimas del racismo o cualquier otro tipo de discriminación, los bombardeos estadounidenses, los aviones teledirigidos, el orientalismo, etc., implicaría que la revuelta está dirigida principalmente por Víctimas. Pero la relación entre los radicales y las víctimas es más imaginaria que real.

Los que perpetran ataques en Europa no son habitantes de la Franja de Gaza, Libia o Afganistán. No son necesariamente los más pobres, los más humillados o los menos integrados. El hecho de que el 25% de los jihadistas sean convertidos muestra que el vínculo entre los radicales y su "pueblo" es también una construcción en gran medida imaginaria.

Los revolucionarios casi nunca vienen de las clases de sufrimiento. En su identificación con el proletariado, las "masas" y los colonizados, hay una elección basada en algo distinto de su situación objetiva. Muy pocos terroristas o jihadistas anuncian sus propias historias de vida. Generalmente hablan de lo que han visto del sufrimiento de los demás. No fueron los palestinos quienes dispararon contra el Bataclán.

Hasta mediados de la década de 1990, la mayoría de los jihadistas internacionales provenían del Oriente Medio y habían combatido en Afganistán antes de la caída del régimen comunista allí en 1992. Después regresaron a sus países de origen para participar en la jihad o tomar la causa en el extranjero. Éstas fueron las personas que montaron la primera ola de ataques "globalizados" (el primer intento en el World Trade Center de Nueva York en 1993, contra las embajadas de Estados Unidos en África Oriental en 1998 y el Destructor USS Cole en 2000).

Esta primera generación de jihadis fue, mentoreada  por los gustos de Bin Laden, de Ramzi Yousef y de Khaled Sheikh Mohammed. Pero desde 1995 en adelante, una nueva raza comenzó a desarrollarse.

¿Quiénes son estos nuevos radicales? Conocemos muchos de sus nombres gracias a la identificación policial de los perpetradores de ataques en Europa y Estados Unidos y otros tantos que se han capturado tramando ataques. También tenemos toda la información biográfica que han recogido los periodistas. No hay necesidad de emprender un minucioso trabajo de campo para descubrir las trayectorias terroristas. Todos los datos y perfiles están disponibles.

Cuando se trata de entender sus motivaciones, tenemos rastros de sus discursos: tweets, chats de Google, conversaciones de Skype, mensajes en WhatsApp y Facebook. Llaman a sus amigos y familiares. Ellos emiten declaraciones antes de morir y dejan testamentos en video. En resumen, incluso si no podemos estar seguros de que los entendemos, estamos familiarizados con ellos.

Ciertamente hay más información sobre la vida de los terroristas que operan en Europa que los jihadistas que se van a países extranjeros y nunca regresan. Pero, como ha demostrado un estudio de Sciences Po sobre los jihadis franceses que murieron en Siria, hay muchas similitudes entre estos grupos.

Utilizando esa información, Oliver Roy ha compilado una base de datos de aproximadamente 100 personas que han estado involucradas en el terrorismo en Francia, o han dejado Francia o Bélgica para participar en la jihad global en los últimos 20 años. Incluye a los perpetradores de todos los ataques mayores dirigidos al territorio francés o belga.

Según Roy no hay un perfil terrorista estándar, pero hay características recurrentes. La primera conclusión que se puede extraer es que los perfiles apenas han cambiado en los últimos 20 años. Khaled Kelkal, el primer terrorista local de Francia, y los hermanos Kouachi (Charlie Hebdo, París, 2015) comparten una serie de rasgos comunes: son  segunda generación; bastante bien integrado al principio; período de delito menor; radicalización en prisión; ataque y muerte (armas en la mano) en un enfrentamiento con la policía.

Otra característica que todos los países occidentales tienen en común es que los radicales son casi todos los musulmanes "nacidos de nuevo" que, después de vivir una vida altamente secular (frecuentando clubes, bebiendo alcohol, participando en pequeños delitos) repentinamente renuevan su observancia religiosa, individual o en el contexto de un pequeño grupo. Los hermanos Abdeslam dirigían un bar en Bruselas y salían a los clubes nocturnos en los meses previos al tiroteo de Bataclan. La mayoría entran en acción en los meses posteriores a su "reconversión" religiosa o "conversión", pero generalmente ya han mostrado signos de radicalización.

En casi todos los casos, los procesos mediante los cuales se forma un grupo radical son casi idénticos. La membresía del grupo es siempre la misma: hermanos, amigos de la infancia, conocidos de la cárcel, a veces de un campo de entrenamiento. El número de conjuntos de hermanos encontrados también es notable.

Tal como escribió el ex jihadista David Vallat, la retórica de los predicadores radicales podría ser resumida básicamente como: "El Islam de tu padre es lo que los colonizadores dejaron atrás, el Islam de aquellos que se inclinan y obedecen. Nuestro Islam es el Islam de los combatientes, de la sangre, de la resistencia”.

Los radicales son, de hecho, a menudo huérfanos (como los hermanos Kouachi) o proceden de familias disfuncionales. No se rebelan necesariamente contra sus padres personalmente, sino contra lo que representan: la humillación, las concesiones hechas a la sociedad, y lo que ven como su ignorancia religiosa.

La mayoría de los nuevos radicales están profundamente inmersos en la cultura de la juventud: van a los clubes nocturnos, frecuentan múltiples mujeres, fuman y beben. Según la base de datos de Roy, casi el 50% de los jihadistas de Francia tienen antecedentes de delitos menores, principalmente del tráfico de drogas, pero también de actos de violencia y, con menor frecuencia, de robo a mano armada. Una cifra similar se encuentra en Alemania y los Estados Unidos (incluyendo un número sorprendente de arrestos por conducir ebrio). Sus hábitos de vestir también se ajustan a los de la juventud de hoy: marcas, gorras de béisbol, capuchas, en otras palabras streetwear.

Sus gustos musicales son también los de la época: les gusta la música rap y salir a los clubes. Una de las figuras radicalizadas más conocidas es un rapero alemán, Denis Cuspert, primero conocido como Deso Dogg y luego como Abu Talha al-Almani, que luego de su reconversión fue a luchar en Siria. Naturalmente, también son entusiastas de los juegos y son aficionados a las películas americanas violentas.

El tiempo de prisión los pone en contacto con los "compañeros" radicalizados y lejos de cualquier religión institucionalizada. La prisión amplifica muchos de los factores que alimentan la radicalización contemporánea: la dimensión generacional; revuelta contra el sistema; la difusión de un simplificado salafismo; la formación de un grupo cerrado; la búsqueda de la dignidad relacionada con el respeto de la norma; y por qué no también la reinterpretación del crimen como protesta política legítima.

Otra característica común es la distancia de los radicales de su círculo inmediato. No vivían en un ambiente particularmente religioso. Su relación con la mezquita local era ambivalente: o asistieron esporádicamente ó fueron expulsados ​​por haber mostrado falta de respeto al Imán local. Ninguno de ellos pertenecía a la Hermandad Musulmana, ninguno de ellos había trabajado con una organización caritativa musulmana, ninguno de ellos había participado en actividades de proselitismo, ninguno de ellos era miembro de un movimiento de solidaridad palestino. No fueron radicalizados por un movimiento religioso antes de volverse al terrorismo.

Si efectivamente hubo una radicalización religiosa, no ocurrió en el marco de las mezquitas salafitas, sino individualmente o dentro del grupo. Las únicas excepciones son Gran Bretaña, que tiene una red de mezquitas militantes frecuentadas por miembros de al-Muhajiroun, que dio origen a un grupo aún más radical, Sharia4UK, dirigido por Anjem Choudary. La cuestión es entonces cuando y donde los jihadistas abrazan la religión. El fervor religioso surge fuera de las estructuras de la comunidad, tardíamente, bastante de repente, y no mucho antes de que los terroristas entren en acción.
  
Resumiendo: el radical típico es un inmigrante joven, de segunda generación o convertido, muy a menudo involucrado en episodios de delitos menores, prácticamente sin educación religiosa, pero con una trayectoria rápida y reciente de conversión / reconversión, más a menudo en el marco de Un grupo de amigos o por Internet que en el contexto de una mezquita. El abrazo a la religión rara vez se mantiene en secreto, sino que se exhibe, pero no necesariamente corresponde a la inmersión en la práctica religiosa. La retórica de la ruptura es violenta, el enemigo es Kabir (infiel), con quien no se puede llegar a un compromiso, lo mismo sucede con su propia familia, cuyos miembros son acusados ​​de observar el Islam de forma inadecuada o de negarse a convertirse.

Aparte de las características comunes discutidas arriba, no hay perfil social y económico típico de los radicalizados. Hay una explicación popular y muy simplista que ve al terrorismo como la consecuencia de una integración fracasada, sin tener en cuenta por un momento las masas de musulmanes bien integrados y socialmente ascendentes.

Además, los radicales no provienen de las comunidades de línea dura. El bar de Bruselas de los hermanos Abdeslam estaba sentado en un barrio que se ha descrito como "Salafista", lo que sería prohibido para las personas que beben licor y las mujeres que no llevan el hijab. Pero este ejemplo muestra que la realidad de estos barrios es más compleja de lo que se nos lleva a creer.

Es muy común ver el jihadismo como una extensión del salafismo. No todos los salafistas son jihadistas, pero todos los jihadistas son supuestamente salafistas, y por lo tanto el salafismo es la puerta de entrada al jihadismo. En una palabra, la radicalización religiosa es considerada como la primera etapa de la radicalización política. Pero las cosas son más complicadas que eso, como hemos visto.

Claramente, sin embargo, estos jóvenes radicales son creyentes sinceros: realmente creen que irán al cielo, y su marco de referencia es profundamente islámico. Se unen a organizaciones que quieren establecer un sistema islámico, o incluso, en el caso de ISIS, para restaurar el califato. Pero, ¿qué forma de Islam estamos hablando?

Como hemos visto, los jihadistas no descienden a la violencia después de examinar los textos sagrados. Estos jóvenes no tienen una profunda lectura ni conocimiento de la cultura religiosa necesaria, y sobre todo, poco se preocupan por tenerlo. No se convierten en radicales porque han leído mal los textos. Son radicales porque eligen ser, porque sólo el radicalismo les atrae y en alguna medida porque están quienes explotan esos deseos o núcleos delirantes para poder manipularlos.

Es importante distinguir aquí entre la versión del Islam adoptada por el mismo ISIS, que está mucho más fundamentada en la tradición metodológica de la exégesis de las palabras del profeta Mahoma y basada ostensiblemente en el trabajo de los "eruditos" - y el Islam de los jihadistas que reclaman lealtad a ISIS, que en primer lugar gira en torno a una visión de heroísmo y la violencia moderna.

Las exegeses bíblicas que llenan las páginas de Dabiq y Dar al-Islam, las dos revistas de ISIS (escritas en inglés y francés), no son la causa de la radicalización. Ayudan a proporcionar una racionalización teológica de la violencia de los radicales, no basada en el conocimiento real, sino en un llamamiento a la autoridad. Cuando los jihadistas jóvenes hablan de "verdad", nunca se refiere al conocimiento discursivo. Se refieren a su propia certeza, a veces apoyada por una referencia encantadora a los jeques, a quienes nunca han leído. Por ejemplo, Cédric, un francés convertido, afirmó en su propio juicio: "No soy un jihadista de teclado, no me convertí en YouTube. Leí a los eruditos, los verdaderos”. Él dijo esto aunque él no puede leer el árabe y encontró a los miembros de su red sobre el Internet.

Probablemente tenga sentido empezar por escuchar lo que dicen los terroristas. Los mismos temas se repiten con todos ellos, resumidos en la declaración póstuma de Mohammad Siddique Khan, líder del grupo que llevó a cabo los atentados de Londres el 7 de julio de 2005.

La primera motivación que citó son las atrocidades cometidas por los países occidentales contra el "pueblo musulmán" (en la transcripción dice, "mi pueblo en todo el mundo"); la segunda es el papel del héroe vengador ("Soy directamente responsable de proteger y vengar a mis hermanos y hermanas musulmanes", "Ahora también saborearéis la realidad de esta situación"); la tercera es la muerte ("amamos la muerte tanto como amamos la vida"), y su recepción en el cielo ("Que Allah ... me levante entre los que amo como los profetas, los mensajeros, los mártires").

Los radicales nunca se refieren explícitamente al período colonial. Rechazan o desprecian todos los movimientos políticos y religiosos que les han precedido. No se alinean con las luchas de sus padres; Casi ninguno de ellos regresa a los países de origen de sus padres para iniciar la jihad. Cabe señalar que ninguno de los jihadistas, nacidos musulmanes o convertidos, ha hecho campaña como parte de un movimiento pro-palestino o perteneció a cualquier tipo de asociación para combatir la islamofobia, o incluso una ONG islámica. Estos jóvenes radicalizados leen textos en francés o inglés que circulan por Internet, pero no funcionan en árabe.

Lo que es más radical sobre los nuevos radicales que las generaciones anteriores de revolucionarios, islamistas y salafistas es su odio hacia las sociedades existentes, ya sean occidentales o musulmanas. Este odio se encarna en la búsqueda de su propia muerte cuando cometen asesinatos en masa. Se matan junto con el mundo que rechazan. Desde el 11-S, este es el modus operandi preferido de los radicales.

La fuerza de ISIS es jugar con nuestros miedos. El único impacto estratégico de los ataques es su efecto psicológico. No afectan las capacidades militares del oeste; Incluso los fortalecen, poniendo fin a los recortes presupuestarios militares. Tienen un efecto económico marginal y sólo ponen en peligro nuestras instituciones democráticas en la medida en que nosotros mismos las ponemos en duda a través del eterno debate sobre el conflicto entre la seguridad y el estado de derecho. El temor es que nuestras propias sociedades implosionen y habrá una guerra civil entre los musulmanes y los "otros".

Ciertamente ISIS, al igual que Al Qaeda, ha formado un sistema imaginario grandioso en el que se imagina como conquistando y derrotando al oeste, a los cruzados. Es una fantasía enorme, como todas las ideologías milenarias.

Pero, a diferencia de las principales ideologías seculares del siglo XX, el Jihadismo tiene una base social y política muy estrecha. Como hemos visto, no moviliza a las masas, y sólo atrae a las que están al margen.


Hay una tentación de ver en el Islam una ideología radical que moviliza a multitudes de gente en el mundo musulmán, así como el nazismo fue capaz de movilizar grandes sectores de la población alemana. Pero la realidad es que la pretensión de ISIS de establecer un califato global es una ilusión, es por eso que atrae a jóvenes violentos que tienen delirios de grandeza.

Les recomiendo una lectura profunda del libro de Oliver Roy "Jihad y Muerte: El llamamiento mundial del Estado Islámico", para tener un conocimiento mas profundo sobre este tema.




No hay comentarios.

Copyright 2008 - 2016: CXO Community - Todos los derechos reservados. Imágenes del tema de enot-poloskun. Con tecnología de Blogger.